La Casa Europa

La Casa Europa

diumenge, 28 de desembre de 2008

El Fascismo contra Gaza

Toda esa gente que humanamente se escandaliza con la matanza de comunistas, socialistas, anarquistas, izquierdistas, testigos de Jehová, eslavos, kházaros, ashkenazis, armenios o rumís y sintis generalizada por parte de los nazis, con buena financiación de la banca judía y con fábricas de armas en las "neutrales" Suiza o España, o con las algaradas de lamas mangantes en Birmania o Tibet (¿donde están los de Thailandia?), es de esperar que ahora se rasguen las vestiduras -como buenos fariseos o samaritanos- y clamen en las plazas y calles contra el asesinato de un millón y medio de personas por parte de un estado mercenario al servicio de la dueña de Inglaterra y su familia europea.
El coronel Lawrence, que rechazó la medallita real, le dijo bien alto y claro y ante testigos al reyecito inglés que, si traicionaba a Faisal, él mismo le pegaría un tiro. Cuando iba a pegárselo un coche negro del MI5 le hizo variar de rumbo. Por TV3 de Sión también cuentan cuentos sobre ésto, no en vano tienen prestigios@s -y muy remunerd@s y premiadas- defensor@s del sionismo pegando gritos por los platós desde els matins fins l'APM.
Urge que los 27 lacayos europeos se reunan más deprisa que por Georgia para bloquear las cuentas de los asesinos en todos sus rincones, así como para preparar un bloqueo consecuente con el genocidio que Yehud, Barak, Eva Braun y sus secuaces iscariotes planean sobre Gaza ("tesoro"), antes de que el embustero payaso Bush y la paella integral desaparezcan en el limbo de Obama y los Forrest Gump o Kissinger que les precedieron.
La presidencia Txeka, tan sumisa a los dictados de los gurús del desastre, deberá hacer ver que sabe lo que es de recibo, como el Consejo de Seguridad y el Gran Capitán Solana de los tercios reales, siempre tan dispuesto para rematar la faena del amo. Ya contamos con los vetos de la vieja reina y sus siervos... ¿cuántos y quiénes serán los cómplices de la masacre?
¿Cuánt@s comprarán en las tiendas de los asesinos estas fiestas? ¿Cuánt@s financiarán a sabiendas las armas y las balas que matan niños? ¿Cuánt@s de los que van a misa ignoran que Roma-Arabia Saudí y Jerusalen-buckingham son la misma cosa? ¿Cuánt@s se confiesan por ello?
Conmigo que no cuenten para nada. Yo estoy detrás del autobús, en la alambrada de la frontera, minando el muro, con los que aquí esperan con una manta, con un bocata, con un abrazo, acechando, como un virus solidario, para roer el muro.
Yo, catalán y europeo, también soy de Gaza.

dimarts, 23 de desembre de 2008

Cave putes

Si los doce signos del zodíaco abarcan los 360º del círculo equinoccial, cada uno de sus símbolos debería tener 30º de amplitud, lo cual es obviamente inexacto. La única constelación que da una orientación de 30º casi rectilinea es la de Piscis, indicada por dos peces unidos por la boca. Esos 30 grados se superaron ya a fines de los 90, por lo que estamos en la Edad de Acuario, el anciano del Nilo.
El símbolo original gnóstico de los peces era el llamado Ouroboros, una serpiente que parecía morderse la cola, muy usada por comentaristas que deberían morderse la lengua pero no callan mientras cobran... como las tragaperras.
El Ouroboros, helenístico y gnóstico, también llamado Iaó (Iota, Alfa, Omega: 11'8 órbita en años de Júpiter) y Ialdabaoth entre los judíos y cristianos alejandrinos, era considerado el demiurgo Abraxas (1+2+100+1+60+1+200=365) dios creador, de cuya esencia se creó todo a su imagen, diluyendo su naturaleza en la de lo creado y dejando de ser y no ser. El ouroboros, como Ying Yang o Brahmán (tres círculos en uno de la misma medida) era ya muy antiguo cuando lo conoció Alejandro.
En la Suguda o Sogdiana (Uzbekistán, Kirguizistán y Afganistán), mil años antes de Alejandro (el que vivió 33 años), los antepasados de su famosa única esposa Rosana veneraban un orden cósmico que se remontaba a Zaruan Akarana, Señor del Tiempo Infinito, cuya forma era la de una anfisbena, ser parecido a la serpiente con una cabeza en cada extremo, cada una con una naturaleza contraria y antagónica a la de la otra. Zaruan Akarana, en lucha infinita consigo mismo, concibió ser dos, enfrentarse a su contrario y vencerle, imponiendo la vida a la muerte, la luz a la tiniebla, la verdad a la mentira, el conocimiento a la ignorancia, el bien al mal, el placer al dolor y la bondad a la maldad.
Y del huevo surgieron dos hermanos gemelos pero contrarios que los medos y persas llamaron Ahura Mazda (leído: Oramazda y Oromasis), Señor Sabio, y Aingra Mainyu (Áhriman, Arimanes).
Y a Ahura Mazda se le invocaba: "Baga Vazarka Oramazda": "Dios Poderoso Señor Sabio".
Lo mismo que significa en hebreo Yashua (Jesús): Dios -Ya, Ea acadio-, Poderoso: Shua.
Ahura Mazda tuvo dos hijos que los iranios llamaron Mita, Miça o Mitra ("Amigo") y Anahita ("Inmaculada"), hermanos gemelos, idénticos en su perfección, hombre Mitra y mujer Anahita.
En la Hélade se les conoció como Apolo y Ártemis, Sol y Luna. Las letras que forman Artemis suman lo mismo que Polos en jónico: 365. Polos significa en griego: surco del arado, eje del mundo y columna que sostiene la bóveda (de piedra) del cielo. Si Arthemis (en Roma Iuno-Diana) es la hermana de "La columna" Apolo, en griego e iranio Mitra, las letras del nombre de Mitra usado en los misterios es (Basílides, Marción, Ireneo de Lyón...) Meizras (40+5+10+9+100+1+200 = 365), las mismas de Arthemis ("Sano y Salvo"), que es como se escribía en griego.

El arco y la luna van unidos, como los peces del río a la luna que lava pañales y los tiende en el romero, y el que nace el día del solsticio -desde evos y eras atrás- es el sol, tras la noche más larga del año. Y fue hacia el 270 dne (de memoria) cuando el emperador Aureliano (el de Palmira) instituyó el 25 de diciembre, en el imperio romano, como nacimiento del Sol Invicto Mitra, que se venía celebrando ya desde más de tres mil años documentados ane.
El niño sol Hiranyagarba nace del huevo de oro, en el Rig Veda.
En todo el mundo, lo supieran sus gentes o no, esa noche, hacia su fin, se apagaban todos los fuegos, todas las luces, en espera del milagro del niño sol renaciendo de la larga y fría tiniebla, mirando todos al río celeste, la vía de leche que cruza el cielo, y viendo los peces estelares sumergirse en el mar de aire, de cuyas oscuras profundidades debía surgir el sol más fuerte y victorioso. Y proseguir la vida.
Las vestales romanas frotaban "como en época antigua" (Cicerón, Ovidio) dos zoquetes hasta que la yesca ardía y de allí encendían el trípode de bronce de donde tomarían la llama todas las damas para su lar familiar. Todo muy bonito.
Los esclavos usaban el método Prometeo, con su riesgo inherente, como siempre.
Pero en el ritual iranio y mitraista, el fuego del orto se realizaba golpeando pedernal contra un hierro acerado, a la manera de los antiguos cazadores y guerreros, con el que se prendía la yesca y encendía el fuego, por ello Mitra "nació de una piedra".
Siete eran las jerarquías de los hermanos de Mitra, desde Cuervo (Mercurio) hasta Padre (Saturno), tanto para hombres como mujeres, tras superar, o no como Nerón, que no pasó de la tercera, siete pruebas iguales para todos.
Si el mitraismo o las oposiciones de Confucio se hubieran impuesto al clientelismo, amiguismo, nepotismo y corrupción inherentes a Roma y las monarquías hereditarias (Aristóteles, La Política), no habría sopa bolognesa, ni café para todos, ni estados coloniales y naciones colonizadas, ni estados sin nación mercenarios y genocidas de estados sin territorio, ni nación ni derechos, en la edad de Acuario.
Ni justicia como la de España, ni un estado como el español, ni Israel, ni Gaza, ni fiestas de drags queens en la capilla sixtina condenando a muerte a los homosexuales ateos o animistas.
Quien se atraganta con las uvas es porque no mastica y cree que hay uvas sin hueso.
Como el que cree que la mitad es más y mejor que un medio cuando cada mitad es media de cada parte.
Cave putes! ("¡Guárdate de creer!").
Demà farà fred. Abrigueu-vos. Bona nit. No mengeu massa torrons, i sigueu bons... comunistes.

divendres, 12 de desembre de 2008

¿Cambio climático? Sí, como siempre.



Hace unos cuantos años, tras estudiar las referencias históricas acumuladas, llegué a la conclusión de que la precesión equinoccial era causa principal en las oscilaciones climáticas glaciares e interglaciares, en ciclos de 26.000 años. Los trabajos publicados por Arsuaga (El collar del neanderthal) o sobre la arquelogía tracia, desde el calcolítico hasta el gran calentamiento del año 1.300 adne., así como los datos de historiadores griegos y romanos, o los publicados sobre España en la Hª dirigida por Manuel Tuñón de Lara (s. XV, XVI y XVII sobre todo) me corroboraron que el clima es algo que fluye y cambia constantemente, aunque con una apariencia cíclica cuya regla nadie tiene aún clara.

No pretendo confundir contaminación y polución con otros factores ajenos. La lucha contra la polución y el envenenamiento del planeta, en pequeña o gran escala, es fundamental para nuestra supervivencia, sin paliativos científicos y mucho menos económicos tan hipócritamente en uso. Pero hay que saber muy bien -y hoy por hoy no está aún claro- hacia donde y en qué lugar se han de producir los cambios. Por ello, y para centrar el tema más allá de pariditas alo Gore, pongo a continuación un resumen del tema de la precesión de los equinoccios, por si alguien quiere saber algo más de algo demasiado serio como para dejarlo en manos de esos tipos que nos gobiernan. 

La precesión de los equinoccios


Descripción

La Tierra describe una órbita ligeramente elíptica alrededor del Sol (en la figura se ha exagerado la excentricidad de la elipse). El Sol no está ubicado en el centro de la elipse sino que ocupa uno de sus focos.

Hoy día, durante el solsticio de invierno del hemisferio norte (22 de Diciembre) la Tierra se encuentra próxima al punto de su órbita más cercano al Sol, el perihelio, que alcanza el 3 de Enero. La distancia al Sol durante esos días es la más corta del año, unos 147 millones de kilómetros, y por esa razón la Tierra en su conjunto recibe esos días el máximo de calor.

Por el contrario, durante el solsticio de verano del hemisferio norte (21 de Junio) la Tierra se encuentra próxima al punto de su órbita más alejado del Sol, el afelio, que alcanza el 4 de Julio. La distancia al Sol es la más larga del año, 152 millones de kilómetros, es decir unos 5 millones más que en el perihelio, y la Tierra en su conjunto recibe esos días un 3,5 % menos de energía solar (en algunos períodos glaciares las diferencias en la distancia eran de hasta 15 millones de km2).

A lo largo de los milenios van cambiando las fechas del perihelio y del afelio. Hace 11 ka (11.000 años) el perihelio ocurría en Junio y el afelio en Diciembre. Lo contrario de ahora.

Ocurre que en un ciclo de unos 23.000 años el eje de rotación de la Tierra va describiendo una figura cónica alrededor de una recta perpendicular al plano de la eclíptica. Así, hace unos 11.000 años el eje terrestre no apuntaba hacia la estrella Polar sino hacia la estrella Vega. Este lento movimiento de peonza, es debido a que la Tierra no es perfectamente esférica, pues en su período de formación quedó algo achatada en los polos y engordada en el Ecuador. Por otra parte, la propia eclíptica tiene también un lento movimiento de rotación, motivado por los cambios gravitatorios ejercidos sobre la Tierra por el resto de los planetas, que contribuye también a modificar la posición de los solsticios y de los equinoccios.

Consecuencias climáticas

En la época actual, ya que la Tierra pasa por el perihelio cuando es invierno en el hemisferio norte (Enero), la menor distancia al Sol amortigua en parte el frío invernal en ese hemisferio; de la misma manera, ya que la Tierra se encuentra en el afelio cuando es verano en el hemisferio norte (Julio), la mayor distancia al Sol amortigua el calor estival. Es decir, la actual configuración de la órbita terrestre alrededor del Sol ayuda a que las diferencias estacionales (verano-invierno) de temperatura en el hemisferio norte sean menores. Por el contrario, las diferencias estacionales en el hemisferio sur se agudizan. Ahora bien, al ser los veranos boreales más largos cuando el Sol está más alejado de la Tierra y los inviernos más cortos, en el conjunto de la energía estacional recibida las diferencias no son tan grandes.

La teoría paleoclimática tradicional indica que las glaciaciones y las desglaciaciones comienzan en las latitudes altas del hemisferio norte y luego se extienden al resto del planeta. SegúnMilankovitch, para la acumulación de los grandes mantos glaciales de Norteamérica (manto Laurentino) y de Eurasia (manto Finoescandinavo) se necesita un período de veranos frescos en las latitudes altas del hemisferio norte que disminuyan la ablación veraniega y permitan la persistencia de la nieve caída en el invierno anterior.

Para que se produzca esta acumulación de hielo y nieve es necesario que la insolación veraniega allí sea baja, lo cual ocurre cuando el verano boreal coincide con el afelio. Esta circunstancia se dio hace unos 22.000 años, cuando se produjo el máximo avance glacial (también ocurre ahora, pero entonces el efecto era mayor que hoy debido a una mayor excentricidad de la órbita). Por contra, la disminución del hielo continental se ve favorecida cuando la insolación veraniega en las latitudes altas es elevada y la insolación invernal es baja, produciendo veranos más cálidos (mayor deshielo) e inviernos más fríos (menor cantidad de nieve), situación que alcanzó su expresión máxima hace unos 11.000 años. Este cambio de ubicación estacional del perihelio y del afelio modificó el reparto estacional de energía solar e influyó probablemente de forma muy importante en el último proceso de desglaciación.

Ahora bien hay que tener en cuenta que la intensidad de la radiación en el verano está inversamente relacionada con con la duración del verano. Es debido a la segunda ley de Kepler, por la cual el movimiento de la Tierra se acelera cuando pasa por el perihelio. Este es el talón de Aquiles de la teoría de que la precesión es la que rige las glaciaciones. Cuando se tiene en cuenta la integración de la intensidad solar durante el conjunto del verano ( o mejor, del conjunto de los días en los que existe deshielo en los mantos del norte) la oblicuidad resulta ser más importante que la precesión y la excentricidad.

Figura: Precesión de los equinoccios. La línea gruesa indica la latitud intertropical en donde en alguno de los últimos 22.000 años, coinciden la época en la que el Sol pasa por el zénit (verano local) con el perihelio (época de mayor proximidad de la Tierra y el Sol) (nota: el mapa de fondo sirve únicamente de referencia geográfica para situar los paralelos).

El ciclo de precesión de los equinoccios es probablemente más determinante en el clima de las zonas tropicales que en las polares, en donde parece jugar un papel más importante la oblicuidad del eje (la oblicuidad tiene una periodicidad de 41.000 años y coincide bastante con la de los ciclos glaciales durante la transición del Plioceno al Pleistoceno, entre hace 2,5 y 1 millón de años).

Una de las señales indicativas de que la precesión de los equinoccios tiene importancia en los ciclos climáticos tropicales es la alta correlación existente entre sus fluctuaciones y la concentración de gas metano en la atmósfera, según queda atestiguado en los hielos de Groenlandia y de la Antártida. Se explica porque la concentración atmosférica de metano depende en gran parte de las emisiones desde los humedales continentales de Asia y Africa, y la humedad continental depende de la fuerza de los monzones estivales. Los monzones son más fuertes cuanto mayor sea el calentamiento veraniego en las tierras interiores de Asia y Africa, y esto ocurre cuando el perihelio recae en el verano septentrional. La mayor productividad de fitoplancton en el mar de Arabia, debido al incremento del afloramiento de aguas del fondo cuando los monzones de verano son intensos, atiende, según se constata en los sondeos marinos, al ciclo de la precesión de los equinoccios, y corrobora su importancia. También el Sahara y el Sahel eran más húmedos en la primera mitad del Holoceno debido a un monzón estival más potente, cuya causa era que la insolación en el norte de Africa durante el verano era mayor que la actual. Igualmente, el desplazamiento de la zona de convergencia intertropical ITCZ en América tropical determina cambios en las precipitaciones, tanto en el Caribe como en Brasil. Así, el ciclo de precesión de los equinoccios juega un papel determinante en el Trópico.