La Casa Europa

La Casa Europa

El Fascismo contra Gaza

Toda esa gente que humanamente se escandaliza con la matanza de comunistas, socialistas, anarquistas, izquierdistas, testigos de Jehová, eslavos, kházaros, ashkenazis, armenios o rumís y sintis generalizada por parte de los nazis, con buena financiación de la banca judía y con fábricas de armas en las "neutrales" Suiza o España, o con las algaradas de lamas mangantes en Birmania o Tibet (¿donde están los de Thailandia?), es de esperar que ahora se rasguen las vestiduras -como buenos fariseos o samaritanos- y clamen en las plazas y calles contra el asesinato de un millón y medio de personas por parte de un estado mercenario al servicio de la dueña de Inglaterra y su familia europea.
El coronel Lawrence, que rechazó la medallita real, le dijo bien alto y claro y ante testigos al reyecito inglés que, si traicionaba a Faisal, él mismo le pegaría un tiro. Cuando iba a pegárselo un coche negro del MI5 le hizo variar de rumbo. Por TV3 de Sión también cuentan cuentos sobre ésto, no en vano tienen prestigios@s -y muy remunerd@s y premiadas- defensor@s del sionismo pegando gritos por los platós desde els matins fins l'APM.
Urge que los 27 lacayos europeos se reunan más deprisa que por Georgia para bloquear las cuentas de los asesinos en todos sus rincones, así como para preparar un bloqueo consecuente con el genocidio que Yehud, Barak, Eva Braun y sus secuaces iscariotes planean sobre Gaza ("tesoro"), antes de que el embustero payaso Bush y la paella integral desaparezcan en el limbo de Obama y los Forrest Gump o Kissinger que les precedieron.
La presidencia Txeka, tan sumisa a los dictados de los gurús del desastre, deberá hacer ver que sabe lo que es de recibo, como el Consejo de Seguridad y el Gran Capitán Solana de los tercios reales, siempre tan dispuesto para rematar la faena del amo. Ya contamos con los vetos de la vieja reina y sus siervos... ¿cuántos y quiénes serán los cómplices de la masacre?
¿Cuánt@s comprarán en las tiendas de los asesinos estas fiestas? ¿Cuánt@s financiarán a sabiendas las armas y las balas que matan niños? ¿Cuánt@s de los que van a misa ignoran que Roma-Arabia Saudí y Jerusalen-buckingham son la misma cosa? ¿Cuánt@s se confiesan por ello?
Conmigo que no cuenten para nada. Yo estoy detrás del autobús, en la alambrada de la frontera, minando el muro, con los que aquí esperan con una manta, con un bocata, con un abrazo, acechando, como un virus solidario, para roer el muro.
Yo, catalán y europeo, también soy de Gaza.


Archivo