La Casa Europa

La Casa Europa

El imperialismo anti sirio pone las cartas sobre la mesa


Mientras John Kerry, descaradamente junto a sus socios de las dictaduras feudales wahabís de Arábia Saudita, Qatar y demás emiratos terroristas del Golfo -autodenominados cínica y groseramente 'Amigos de Síria'-, deciden facilitar todo tipo de ayuda en armas, dinero para mercenarios y la mejor tecnología a sus asesinos de Al-Nusra y Al-Qaida en Síria, de "forma ilimitada", François Hollande, el supuesto presidente socialista de la Francia de los "derechos humanos" -cuando conviene y cuando no genocida sin escrúpulos como el que más-, humilla a sus votantes y al pueblo francés completo en una visita de sumisión y panegíricos al estado más corrupto, explotador, racista, reaccionario y criminal del mundo, Qatar, al mismo insuperable nivel de criminalidad y terrorismo internacional que EEUU, el R.U. o Israel.

El objetivo, desde hace ya dos años en una estrategia fallida que ha causado más de 90.000 víctimas, es someter a Siria en el caos y dejar al saqueo de sus asesinos a sueldo el país como botín de guerra, al igual que en Yugoslavia, Afganistán, Egipto o Libia, mientras las grandes corporaciones se adueñan gratis de sus materia primas, especialmente el petróleo.

Al mismo tiempo, se aísla a los chiítas -a los que el wahabismo de los oligarcas fanáticos y reaccionarios sunnitas considera tan peligrosos como el comunismo los nazis imperialistas- tanto en Líbano -Hezbollá- como las numerosas comunidades de los demás países árabes -especialmente Jordania-, e Israel queda así con las manos libres para ejecutar en masa la resistencia palestina en Gaza y Cisjordania, hasta convertir el genocidio y holocausto palestino en un acto de "solución final" silenciado debidamente por sus 'media' internacionales que masiva y globalmente controla el fascismo.

Pero la jugada es muy arriesgada, pues las cartas y la trampa ya son demasiado insultantes como para que ni Rusia, ni Iran, ni China ni nadie con seso e inteligencia crea que la agresión criminal contra Síria -y la esperable después sobre Iran si Síria cae- sea más que una guerra sucia y genocida como la de Iraq o las otras de la lista, promovida por una clase oligárquica criminal que domina estados y naciones a su antojo y asesina millones de personas por su avaricia inmoral y desmedida.

Y ese cambio de statu quo supondría una modificación de la situación económica y estratégica global que ni las necesidades petrolíferas de China ni el tantas veces asaltado y expoliado pueblo de Iran pueden permitirse -y no permitirán- sin enfrentarse al fascismo imperial con todas sus armas o hundirse en la miseria y la pérdida de soberanía como en los actuales estados fascistas europeos "democráticos" según el neón de sus campos de exterminio: "el trabajo os hace libres".

¿O cree esa Europa de los banqueros, explotadores y ladrones del fascismo neoliberal que su discurso propagandístico sobre los derechos humanos, que pisotea sin recato en las calles de sus estados policiales reprimiendo brutalmente a la población, acosándola con multas arbitrarias, detenciones, prisión y violencia ilimitada, donde hasta el espionaje de las conversaciones privadas está permitido y se efectúa por las leyes de la más corrupta burguesía de la historia, cuela a estas alturas? ¿Existe alguien tan idiota para creer al sinvergüenza de John Kerry, como a la anterior ebria y arrogante estúpida Clinton, o a un Hollande y una Merkel o un Cameron y sus pérfidos y absurdos argumentos y mentiras?

Si hasta en sus mismas filas se alzan a coro a cientos voces que repiten a gritos lo que ya decíamos tantos, antes de que se aplicaran de nuevo las nefastas y antisociales políticas neoliberales del triunvirato fascista Reagan-Thatcher-Kohl bendito por el protector de criminales y pederastas, el corrupto nazi Wojtyla: que la austeridad neoliberal, como su pretendida crisis, no son más que una estafa de las oligarquías que arruina a los pueblos y los estados y beneficia una mafia de criminales, narcotraficantes y banqueros, al servicio mercenario de las viejas dinastías monárquicas mundiales -los plutócratas o 'burgueses'- que han acumulado tierras -las mejores-, recursos -los más imprescindibles- y capital durante siglos de corrupción, asesinatos, guerras maltusianas y genocidios incontables.

Europa es una vergüenza de norte a sur como lo era ya EEUU, el patio trasero de la sucia monarquía británica. Y formar parte de la arrogancia inmoral y de la hipocresía imperial católica global que Europa significa e impone es un oprobio que ninguna persona decente puede y debe tolerar sin avergonzarse por la indignidad asumida y aceptada. Europa es un gran mercado de esclavos gobernado por esclavistas indecentes, avaros repugnantes y lacayos barriobajeros, carne de presidio en cualquier lugar donde la ley fuera dictada y ejecutada desde la justicia, la honestidad y la decencia. Esa morralla humana es la que legisla y dicta el nuevo caos para los pueblos y naciones, el viejo capitalismo imperialista y criminal: la dictadura global de los asesinos.



Archivo