La Casa Europa

La Casa Europa

Breve historia de la CIA


La CIA, el instrumento principal del imperialismo norteamericano en los siglos XX y XXI
per Hassan Dalband

“Investigar y poner al descubierto hombres y acciones de la CIA en México es una de las tareas más importantes en mi vida de periodista. Es una lucha personal en la que ciertamente me siento acompañado, asistido y comprometido por muchos otros mexicanos. Compartimos la creencia de que si un extranjero en México se dedica a espiar, a asesinar, a subvertir, a engañar y a corromper, es un peligroso enemigo al que urge descubrir, denunciar y, si es posible, atrapar. Con un solo fin: que se marche de aquí".
Manuel Buendía

Introducción

En el presente ensayo (extracto) se aborda brevemente la política exterior de los Estados Unidos a partir de la Segunda Guerra Mundial y hasta la fecha, a fin de analizar los efectos principales de esa política en millones de ciudadanos y en diversas naciones. Para ello, es necesario examinar los instrumentos y medios que utiliza ese país, en su idea de dominación imperialista hacia el mundo. En este sentido, se observa como Estados Unidos ha utilizado, y utiliza, sus dieciséis “Servicios o Agencias de Inteligencia”, o mejor dicho de espionaje, para asegurar sus intereses económicos, políticos, militares y estratégicos en el planeta.

De estas agencias, The Central Intelligence Agency o Agencia Central de Inteligencia (llamada CIA, por sus siglas en inglés), ha jugado un papel determinante en el respaldo de la política imperialista norteamericana hacia el mundo. De ahí la importancia de conocer los mecanismos, métodos y actividades de la CIA, como uno de los instrumentos más importantes, quizás el más efectivo (aunque no siempre), de la política exterior norteamericana de los siglos XX y XXI.

Bajo esta idea, los recientes descubrimientos de la prensa internacional en la Unión Europea sobre secuestros, torturas y operaciones ilegales de ciudadanos extranjeros en el mundo entero, a cargo de la CIA, son una muestra del poder de esta organización en materia de espionaje, como maquinaría de tortura y actor principal en la compra y venta de narcóticos en el mundo.

A la CIA también se le relaciona directamente con asesinatos de líderes políticos de otros países; asimismo, por crear, promover y financiar guerras civiles y regulares entre distintas naciones; como fuente principal de terrorismo de Estado a nivel internacional como son las invasiones militares a otros países soberanos (Afganistán e Iraq y otras partes del mundo). [10]

La CIA se distingue por perseguir a la disidencia política dentro de Estados Unidos, por infiltrarse en sindicatos, en organizaciones y partidos políticos, por sobornar, comprar o destruir a los críticos del sistema capitalista en ese país. Sus acciones ilegales y antidemocráticas en el interior y exterior de esa nación, son factor clave y base principal del imperialismo norteamericano.

En consecuencia, el estudio de la CIA y su influencia en la política hegemónica del imperialismo norteamericano en los siglos XX y XXI, resulta determinante. Asimismo, aún cuando existen gran cantidad de investigaciones científicas en libros, artículos, entrevistas en distintos idiomas, orígenes, estructura, forma de trabajar y poder en la política exterior de Estados Unidos [12], son pocos los estudios que centran la importancia de la CIA en el imperialismo norteamericano y en su función como agencia de espionaje, en la dominación y saqueo de los recursos humanos y naturales de todos pueblos del mundo, es decir, la CIA actúa para garantizar tal dominación económica y estratégica de transnacionales norteamericanas en todo planeta.

Carcel secreta de la CIA en Afganistán

¿Qué es la CIA? [29]

Es la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, mejor conocida como CIA, la cual es definida como: “La principal dependencia federal para la acumulación y valoración de los datos obtenidos por todas las unidades de la comunidad nacional del servicio secreto. La CIA, creada por la Ley de Seguridad Nacional de 1947, es responsable ante el Consejo de Seguridad Nacional, NSC, y ante el Presidente. Aunque por ley no es miembro del NSC, el director de la CIA asiste ordinariamente a las asambleas del mismo, por invitación presidencial. Además de servir como dependencia central de recepción e interpretación, la CIA obtiene datos secretos y lleva a cabo actividades encubiertas... Actúa por medio de agentes en todo el mundo capitalista. Se ocupa de la provocación, el espionaje, la agresión, etcétera”.

Según el primer director de la CIA, Allen Dulles, la CIA es un instrumento para la: “subversión, manipulación y la violencia para la intervención secreta en los asuntos de otros países”.

a) La CIA y su origen: de la OSS a la CIA

La CIA se creó realmente en Alemania, su antecedente es la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS por sus siglas en inglés), creada en septiembre de 1941 por el presidente norteamericano Harry Truman con actuaciones en Europa. Otros datos señalan que esta Agencia nació el 26 de julio de 1947 después de la Segunda Guerra Mundial, por la Ley de Seguridad Nacional, con el fin de coordinar la inteligencia militar y diplomática.

En 1948 la CIA contaba con 1.400 agentes activos en Alemania, según estadísticas oficiales. Su trabajo en el país europeo se centraba en acciones encubiertas, espionaje, inteligencia y guerra psicológica contra el socialismo hacia los soviéticos y comunistas alemanes. Estados Unidos realmente había comenzado su guerra contra el socialismo desde 1917 con la revolución socialista en Rusia.

La OSS se integró con hombres de la elite norteamericana para dominar el mundo a través del espionaje y métodos ilegales. El poder económico de las familias de las empresas transnacionales norteamericanas como DuPont y Archbold (Standard Oil) apoyaban activamente a la OSS como un ejército secreto, sobre todo en Europa.

Desde su inicio, las actividades de la CIA se orientaron al apoyo de la elite gobernante en Estados Unidos contra todo que significara socialismo y movimientos de liberación nacional; asimismo, se le introdujo en el nuevo reparto de las esferas de influencia económica y política en otros países y en la imposición y afianzamiento del domino norteamericano en el mundo.

La importancia de la CIA en el sistema imperialista norteamericano, como estructura del aparato estatal, surge como respuesta a la crisis general del capitalismo que se agudizó. Por lo que al salir Estados Unidos menos afectado de la guerra, consolidó sus posibilidades políticas, económicas y militares en su sistema imperialista.

La Europa en ruinas y devastada de la Segunda Guerra Mundial fue la oportunidad para el imperialismo norteamericano de asegurar su dominación económica, política, militar y estratégica. Por lo que el presidente Harry Truman y su Secretario de Estado, el general George Catlett Marshall (jefe de la milicia norteamericana en Europa), anunciaron el 5 de junio de 1947 el plan para “salvar” Europa de la “gran crisis”. Así, el llamado plan Marshall y la Doctrina Truman, en el fondo significaban mantener a Europa bajo el dominio norteamericano y del sistema capitalista, contrarrestando cualquier intento de introducir el socialismo o gobiernos progresistas.

Se generó así la conocida Guerra Fría, es decir, el combate a la Unión Soviética. Países europeos como Italia en 1946 y Grecia en 1947 donde las fuerzas socialistas podían llegar al poder, constituyeron un obstáculo a la dominación imperialista de Estados Unidos. Por lo que Truman autorizó las intervenciones secretas de agentes norteamericanos en estos países para combatir a los socialistas y no permitir la creación de esa forma de gobierno.

Para estas acciones, la OSS utilizaba la guerra psicológica, acciones encubiertas, espionaje, guerra cultural y corrupción entre otras cosas, para asegurar la dominación del capitalismo bajo el mando norteamericano.

El Consejo de Seguridad Nacional del presidente Truman, aprobó operaciones secretas de Estados Unidos que utilizaba los siguientes métodos: guerra económica, propaganda, sabotaje, antisabaotaje, subversión contra estados enemigos que incluía la ayuda a movimientos clandestinos de resistencia y grupos guerrilleros con acciones encubiertas. El objetivo principal de Estados Unidos fue y sigue siendo, influir a través de actividades clandestinas en gobiernos extranjeros, organizaciones o personalidades, para apoyar la política exterior norteamericana, sin que se den cuenta de que son dirigidos por agentes de Estados Unidos.

Al inicio de su creación, la CIA contó con un departamento especial llamado Oficina de Coordinación de Políticas (OPC), la cual reclutaba nazis y fascistas para combatir a socialistas. La OPC trabajaba sin límites en la clandestinidad, algo que nunca había sucedido en tiempos de paz, con Allen Dulles, su promotor (posteriormente primer jefe de la CIA). Este departamento influyó en gobiernos extranjeros, organizaciones, acontecimientos y personas claves, con el objetivo de apoyar la política exterior norteamericana, asegurando así intereses económicos, políticos y estratégicos.

Así, tanto la OSS (la Oficina de Servicios Estratégicos), y después en la CIA, reclutaron militares nazis, e incluso generales de las terribles SS Nazi, como colaboradores y agentes, en su guerra contra el socialismo, como Reinhard Gehlen.

La esencia de la creación y organización de la CIA, fue el poder absoluto con que sus agentes y personal actuaban, si no les prohibía el presidente de Estados Unidos. Esto significó manos libres en acciones para llevar a cabo misiones que garantizaran la dominación imperialista norteamericana.

Otro aspecto importante en la estructura de la CIA es, la libertad en el gasto de fondos, sin rendir cuentas ante ninguna autoridad norteamericana, es decir, violando las normas democráticas formales en el sistema político norteamericano. Por lo que el presupuesto y el personal de la CIA, ha aumentado desde su creación y el pueblo norteamericano no tiene información alguna y menos aun, conocimiento y control de la CIA.

b) La CIA durante el período 1950-2000

Después de la Segunda Guerra Mundial, la CIA juega un papel determinante en el expansionismo contemporáneo del imperialismo norteamericano en lo político, económico, ideológico, estratégico y militar, debido a la injerencia norteamericana en asuntos internos de otros países. El resultado de tal política se manifiesta en conflictos armados y guerras locales con consecuencias humanas y económicas devastadoras para los pueblos del mundo. [37] La CIA actúa en coordinación con los otros dos instrumentos económicos imperialistas como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para asegurar la dominación imperialista de Estados Unidos en nivel internacional. Estos dos organismos han mantenido la mayor parte de la población mundial en la explotación, la pobreza y el subdesarrollo.

En la década de los 50, la CIA con el apoyo de propaganda sofisticada, logró como su objetivo principal, manipular al pueblo norteamericano para que aceptará al organismo y sus actividades, como una profesión legal tanto en Estados Unidos como en el extranjero. Así, temas como “la CIA”, “problemas de inteligencia”, “espionaje”, “guerra”, “estrategia política”, “ejército”, y “diplomacia”, significaban lo mismo.

Según el investigador norteamericano, Havry Ransom, la CIA es la fuerza principal de las maniobras políticas mundiales, la cual ha manipulado la opinión publica mundial sobre ella misma, como si trabajará fuera del gobierno de Estados Unidos. Sin embargo, hay que subrayar que la CIA es una autoridad del gobierno norteamericano , del cual recibe ordenes para actuar.

“Tras estas aspiraciones se deja ver nada más el deseo de mantener en la sombra el papel de los que rigen realmente la política, ocultar el hecho de que la CIA es, en efecto, un instrumento obediente de los círculos gobernantes. La descarada injerencia de la CIA en los asuntos internos de otros Estados hace que ésta ponga en marcha planes expansionistas del capital monopolista que procura establecer su domino en el mundo entero".

La CIA actúa como el instrumento principal del imperialismo norteamericano en actividades subversivas y de combate a los movimientos socialistas revolucionarios, obreros y campesinos y estudiantiles que cuestionan la dominación imperialista de Estados Unidos a nivel mundial. Para Estados Unidos y la CIA, América Latina y sus riquezas humanas y naturales siempre han sido muy importantes, por ello están en el centro de los planes imperialistas norteamericanos, desde lo económico, político, estratégico y militar, para asegurar su hegemonía sobre este continente.

Algunas de las operaciones secretas a gran escala de la CIA, se realizan a través del equipamiento, de entrenar, reclutar, pagar a fuerzas reaccionarias y de la extrema derecha o mercenarios, para influir y dirigir los acontecimientos que ocurren en otros países y así asegurar beneficios y ventajas para Estados Unidos y sus transnacionales.

Existe una gran lista sobre las actividades criminales, subversivas y golpes de Estado, así como asesinatos políticos a nivel internacional a cargo de la CIA y sus agentes, los cuales ya son hechos históricos.

c) Algunos métodos de la CIA y casos concretos

La manipulación de medios de comunicación masiva, soborno, sabotaje, tortura sistemática, atentados, reclutamiento de mercenarios e introducción de epidemias; violaciones de fronteras, de leyes internacionales, de tratados y de convenciones; divulgación y desinformación, manipulación de símbolos religiosos, desestabilización, invasiones militares, complots mortales contra lideres y dirigentes extranjeros (asesinatos políticos), cooperación con la mafia (crimen organizado), algunos de sus hábitos de actuación.

La CIA en el continente asiático: El caso de Irán en 1953

El golpe de Estado en agosto de 1953 contra el movimiento democrático nacionalista iraní, dirigido por el primer ministro Mohammad Mossadeg y su derrocamiento, fue la primera operación importante del imperialismo norteamericano a través de su instrumento principal, de la CIA. La Agencia, el Pentágono y el Departamento de Estado norteamericano, utilizaron a las fuerzas reaccionarias iraníes, recursos y métodos de la guerra secreta para destruir a la joven democracia de Irán, lograda a través de la lucha de medio siglo por Mossadeg, su líder democrático nacional.

En esencia, la operación de la CIA contra el pueblo iraní, fue ante todo, la defensa de los intereses del capital monopolista norteamericano, concretamente de las transnacionales petroleras de Estados Unidos con apoyo activo de servicios de espionaje inglesas como MI6. [45] Ello debido a la riqueza iraní en recursos naturales como petróleo y gas, entre otros. Ya antes el colonialismo e imperialismo ingles del siglo XX, había saqueado estos recursos durante casi la mitad de ese periodo, a través de las transnacionales inglesas como British Petroleum (BP) y posteriormente con la Compaña Petrolera Anglo Iraní.

El dirigente iraní Mossadeg había nacionalizado las riquezas petroleras del país con una política nacionalista democrática para liberar a Irán del domino imperialista de Reino Unido y Estados Unidos, con el objeto de poner fin al saqueo y explotación del pueblo iraní. Pero el golpe de Estado a cargo de la CIA con Allen Dulles, dio origen a casi tres décadas de dictadura del Shah (Shah en el idioma persa significa, rey), donde prevaleció la opresión, las detenciones masivas de opositores, la tortura sistemática, los asesinatos políticos, fusilamiento a los presos políticos, una dictadura pro norteamericana, explotación y saqueo de los recursos naturales y humanos de Irán. El resultado, para el pueblo iraní fue la pobreza, el subdesarrollo, la dependencia y miles de presos políticos.

Después del golpe de Estado de la CIA en Irán, en 1954 se creó un consorcio internacional para el aprovechamiento de los yacimientos petrolíferos iraníes por transnacionales inglesas y norteamericanas. La British Petroleum, transnacional inglesa, recibió 40 por ciento de las acciones, igual proporción correspondió a cinco grandes monopolios petroleros norteamericanos, Standard Oil of New Jersey, Standard Oil of California, Texas Oil Company, Golf Oil Company y Socony vaccuum Oil Company. La transnacional (trust) anglo-holandesa, Royal Dutch Shell recibió 14 por ciento de acciones y la transnacional francesa, Company Francese de Petrol consiguió el 6 por ciento.

La CIA en el continente latinoamericano: El caso de Cuba

Cuba se convirtió en un blanco principal de la guerra secreta de la CIA después del primero de enero de 1959, cuando triunfó la revolución cubana. Por ello la CIA ha utilizado todo tipo de guerra contra el socialismo cubano, desde las transmisiones ilegales y subversivas por la radio y televisión, atentados y asesinatos de diplomáticos cubanos a nivel internacional e invasiones militares como el de Playa Girón (Bahía de Cochinos) en 1961.

En su guerra total hacia la Isla, ha creado bandas contrarrevolucionarias y llamados disidentes dentro de Cuba, sabotajes, guerra bacteriológica como la introducción de epidemias mortales como dengue, el bloqueo o guerra económica, ataques terroristas desde Miami contra la población cubana y cientos de planes para asesinar a su líder revolucionario, Fidel Castro. Todas estas agresiones imperialistas contra Cuba han tenido como objetivo principal, destruir la revoluciona socialista cubana, símbolo de resistencia social y que implica una alternativa socioeconómica ante la explotación imperialista.

La ocupación ilícita de la Base Naval de Guantánamo en Cuba desde 1903 por Estados Unidos, los campos de concentración, el uso de la tortura sistemática, asesinatos de cientos de personas inocentes secuestrados por la CIA y llevadas a esta base, son el ejemplo vivo de la esencia del imperialismo norteamericano en el siglo XXI, antidemocrático e inhumano.

La CIA en el continente africano: El asesinato de Patricio Lumumba

Patricio Lumumba (1925-1961) nació en el Congo belga, país africano de gran extensión y rico en recursos naturales, que por muchos años, eran explotados por las empresas trasnacionales europeas y norteamericanas. Lumumba fue un líder revolucionario antiimperialista que fundó el Movimiento Congolés Nacional, el cual exigía la independencia total del Congo del poder colonial belga y por supuesto, su lucha de liberación nacional chocaba con los intereses coloniales, tanto belgas como norteamericanos.

Lumumba fue primer ministro elegido por el voto popular de la República del Congo, luego de su independencia lograda el 30 de junio de 1960, proceso que dificultó a las trasnacionales belgas el saqueo de sus inmensos recursos naturales. Por ello, el colonialismo belga combatió a Lumumba a través de una guerra psicológica y racista para debilitar su posición; para ello, crearon y fabricaron una rebelión secesionista en la provincia de Katanga (rica en cobre y otros minerales), es decir, una guerra civil.

El movimiento separatista en la República del Congo fue apoyado activamente por Bélgica, que apoyó a mercenarios de Katanga. Igualmente, Estados Unidos a través de sus presidentes Eisenhower y Kennedy, respaldó al colonialismo belga y admitió la intervención de tropas de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, organismo que desempeñó un papel determinante en el desarme del ejército congolés con lo que se impedía la lucha contra los separatistas, lo cual produjo el derrocamiento de Lumumba, ya que los rebeldes de Katanga pudieron actuar libremente.

Por orden secreta de la CIA y Bélgica, Patricio Lumumba fue torturado y asesinado el 17 de enero de 1961 por sus agentes y los militares belgas. El escritor Ludo De Witte señala en su libro El asesinato de Lumumba los horrores y la saña de la tortura practicada contra el líder africano, así como la mutilación de su cuerpo, prácticamente desaparecido y guardado como botín por sus ejecutores.

Debido a que el gobierno revolucionario de Lumumba representaba el principal obstáculo para consumar los intereses norteamericanos y belgas, había que derrotarlo. Para ello, Bélgica y la CIA instrumentaron operaciones secretas: la “Operación Barracuda” y la “Operación Wizard”, respectivamente. Según los periódicos The Washigton Post y The Guardian, fue el propio Eisenhower, presidente de Estados Unidos, quien ordenó a la CIA asesinar a Lumumba.

El homicidio de Patricio Lumumba también fue apoyado por la dirección de la ONU, con el sueco Dag Hammarskold, entonces Secretario General, organismo que actuó como instrumento al servicio del imperialismo norteamericano, del colonialismo belga y de otros países occidentales en el caso del Congo. La participación activa de la jerarquía católica también estuvo presente en la nueva introducción del colonialismo en el Congo.

Con el apoyo de la ONU el colonialismo belga produjo una brutal opresión y explotación en el Congo, con el cual se disminuyó su población de 25 a 15 millones de habitantes (en un lapso de 20 años); el país fue saqueado de recursos como caucho, aceite de palma y madera, que reportaron enormes ganancias a los colonialistas. Los recursos naturales y minerales de país africano como el titanio y cobalto, fueron utilizados en la maquinaria bélica belga imperialista; Estados Unidos extrajo el uranio para crear las bombas atómicas arrojadas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, que dejaron como saldo miles de personas muertas.

El 16 de enero de 2008 la Agencia Bolivariana de Noticias publicó que el gobierno de Bélgica había reconocido oficialmente en 2002 la participación de algunos de sus militares en el asesinato de Lumumba y había pedido públicamente disculpas al pueblo de la República Democrática del Congo.

II.- Conclusiones

La contradicción histórica entre el capitalismo como sistema de explotación del hombre por el hombre y el socialismo como sistema social de bienestar común y colectivo, ya tiene varios siglos, desde la Comuna de París en 1871 como el primer gobierno socialista y popular hasta la actualidad con el conflicto entre Cuba socialista y el imperialismo norteamericano en el siglo XXI.

El sistema capitalista entra a principios del siglo XX en su fase superior monopolista, pasa a un capitalismo de mercado libre, donde unas pocas transnacionales monopolistas controlan la economía mundial como correctamente Vladímir Ilich Lenin lo describió y analizó científicamente, como su descomposición histórica. Las dos guerras mundiales imperialistas con una devastación mundial de millones de muertos, otros millones desaparecidos y millones discapacitados y destrucciones materiales, son pruebas de esta lucha imperialista.

Estados Unidos aprovechó los resultados de la Segunda Guerra Mundial y comenzó a dominar a los países del mundo con sus empresas transnacionales monopolistas y con su fuerza militar, utilizando el espionaje y guerra psicológica para consolidar su hegemonía.

Estados Unidos, en su guerra por asegurar su expansión político-militar y su economía imperialista, creó la CIA como su mejor instrumento de dominación a nivel mundial. Ha utilizado a este organismo para conseguir sus fines estratégicos más importantes.

Uno de los objetivos de la CIA es evitar la profundización ulterior de la crisis general del capitalismo y derrotar al movimiento socialista revolucionario mundial y de liberación nacional. La CIA es un instrumento de consolidación de posiciones de Estados Unidos, concretamente del poder capitalista. Es una garantía para asegurar el dominio de transnacionales monopolistas a nivel mundial, es decir, en lo económico y en lo político. La importancia de este organismo radica en ser un instrumento decisivo para la guerra total del imperialismo norteamericano contra el socialismo a nivel internacional.

Etiquetes de comentaris: ,



Archivo