La Casa Europa

La Casa Europa

Fascistas, idiotas, imbéciles y creyentes no harán huelga el 29-S


Cuando salió el Mundo un compañero de trabajo lo compró. Le eché un vistazo, reconocí unas cuantas firmas "destacadas" de conocidos fascistas, embusteros profesionales y periodistas de esos que jamás han hecho un pu…o reportaje en su p…a vida, pero son modelos y maestros a imitar y le avisé. El compa, que era de CGT y masoquista, siguió comprándolo meses. Lo dejó al fin tras un ataque de arcadas de origen desconocido, justo después de almorzar mientras se leía el infundio. Así van la ética nacional y la salud mental de las españas, con la basura ejemplar que nos ilumina y orienta.

La lista de tarados e inútiles a servicio del imperio y sus reinos es tan larga como nauseabunda y, como es normal aquí, más conocida que la de los profesionales serios, honrados y científicos reconocidos -en los círculos alienígenas-, ajenos a tertulias de imbéciles en las que se ladra, se vomita y se miente con gran desparpajo y alegría, abundando en las sinrazones y necedades de CNN-La Razón, Falange y las JONS, cuyo dire, el Asnon, perdón Ansón, fue jefe mío en EFE y aún me río. Por suerte, para EFE, le montaron la hoja parroquial, que aún se regala a cientos por la Barcelona pija pero no la quieren ni las chachas dominicanas para secar el suelo.

Hace poco la amiga y catedrática de economía Àngels Martínez Castells -sensible y aguda como la Luxemburg y justiciera como la Ibárruri- se enfadaba mucho con uno de esos idiotas que se atrevía, desde su guarida de gusano bunkerizado corrupto-convergente, a mencionar el nombre de José Antonio Labordeta. Y desde el Mundo del degenerado fascista y su mujer compra títulos borbónicos que hay quien, para detrimento serio de su equilibrio psicosomático -sobre todo si es sensible-, sigue leyendo e incluso comprando.

Uno, que fue corresponsal -desde Badalona a Las Palmas de Gran Canaria- de EFE, El Noticiero, La Vanguardia, Avui y El Correo Catalán, desde 1979 al golpe de estado en que la prensa quedó en manos de PP-PSOE y así estamos, sabe muy bien lo que se cuece en las cocinas, mal llamadas redacciones, y desde donde y quien pone los titulares.

Yo he tenido que soportar las inexcusables razones y excusas de don Llorenç Gomis, director de El Correo Catalán, que se vio obligado, desde los despachos de Jordi Pujol, a cambiar una de mis crónicas para poner lo que dictaba Pere Sió Puig, el mangante teniente de alcalde de CiU en Badalona que se paga las obras de casa -ilegales y sin licencia- con los 60.000 euros -compatibles con lo suyo de leguleyo- que viene chupando del Ayuntamiento de Badalona, desde la transición inexistente que Franco y el Movimiento se inventaron. 30 años de nada.

Guardo esa crónica, también. La peor que jamás publicó El Correo, que es lo que le dolía a don Llorenç, más que la vergüenza de patearle el culo a la libertad de prensa y de hincharme a mi los atributos.

Tras 30 años de aquellas experiencias iniciáticas sé muy bien qué leer y ver, para informarme o distraerme, sin que una parte de mí se sienta insultada -la de arriba- y otra reviviendo la náusea -la de abajo-. Y lo último que se me ocurre es dar flores a los cerdos y desperdiciar mi tiempo, mi única auténtica expresión de libertad, alimentando el ego y las arcas de esa gentuza, o debatiendo y discutiendo su estúpido argumentario a gritos con cualquier baldosa sionista pintarrajeada.

Procuro, y consigo, compartir mi tiempo sólo con los que merecen mi respeto, como personas, no los que me piden el aplauso programado, el asentimiento de lo absurdo y la glorificación de la hipocresía, la ignorancia, la ineptitud y/o la desvergüenza.

Y ciertas comparaciones, incluso la simple confrontación de un excremento humano con alguien de la altura moral de un Labordeta o un profesor Sacristán, resulta tan esencialmente contradictoria como la peregrina comparación que en Rebelión hace Nazanín Amirian del teólogo (que ella llama periodista, lo cual es mucho llamar, a no ser que Torquemada lo fuera) César Vidal, con Thierry Meissan, cabeza pensante de Voltaire. O a Losantos ciegos de Cazalla y sus colerinas hipofisitárias contra Toxo y Méndez.

Y es que, si cuando se defiende lo indefendible la demagogia resalta palmariamente, ¿a qué nutrirse de heces cuando la vida es tan corta y la libertad un fin de semana en la cama?

Por ello yo no voy a dar razones para hacer la huelga general. Si a estas alturas el atraco organizado por el fascismo español -encabezado de nuevo por un sinvergüenza con cartel de socialista- a la clase trabajadora y la ciudadanía democrática, repartiendo entre los bancos que les financian y nos roban lo que habíamos conseguido con muertos, torturados, represaliados y apaleados en cientos de huelgas, golpe a golpe y paso a paso, no es motivo suficiente para alguien, es porque pertenece a la despreciable morralla de los esclavos contentos.

No se puede pedir que luche por su dignidad a quien no la tiene. Y eso no se cura, dice el Manava Dharma Sastra, más que tras cientos de reencarnaciones como insecto, entre otras delicadezas.

No seré yo quien les alivie el karma.


Dibuix d'Isard Miralles

Etiquetes de comentaris:



Archivo