La Casa Europa

La Casa Europa

¿La última semana de la hegemonía del neoliberalismo en Europa?


Esta semana hay elecciones en el Reino Unido -municipales que de momento ya son un batacazo para el barón neoliberal Cameron de la isla-, Italia -municipales parciales-, en Grecia, al Parlamento, y en Francia: presidenciales en la segunda vuelta que según predicen moros y troyanos serán el fin de le petit empereur Merkozy. La última picota, además de un debate en el que Hollande demostró más dominio que Sarkozy, han sido el voto para Hollande del centrista Bayrou y el en blanco declarado por la fascista Marine Le Pen. Nadie quiere al genocida de Libia, a quien subvencionó para conseguir la presidencia de la República el después asesinado por sus cazas y agentes Gaddafi.


Los mismos agentes que le quitaron a Sarkozy de en medio a Strauss-Kahn o Villepin, pero el que, como Philippe le Beaux cuando hizo quemar a Jacques de Molay para no pagar sus enormes deudas con los Templarios, no vivirá mucho -políticamente hablando- para celebrarlo.


Hoy en el RU se empiezan a conocer resultados de las municipales parciales: debacle en participación (el 30%) y en resultados para el gobierno de coalición neoliberal de Cameron y remontada de los laboristas.


Los laboristas han obtenido una resonante victoria en las elecciones municipales de ayer en Reino Unido, donde los electores han dado un fuerte voto de castigo a la coalición de conservadores (neoliberales) y liberales demócratas (ultra liberales) que encabeza el primer ministro David Cameron. Según la proyección de voto de la BBC -no hay un recuento nacional de votos en las municipales británicas- los laboristas han obtenido el 39% de los votos, los conservadores el 31% y los neoliberales el 16%.


Escrutados 99 de los 181 municipios en los que se celebraban comicios, los laboristas han conseguido el control en 50 (22 más que hasta ahora), los tories 27 (11 menos) y los liberales en tres (uno menos). En términos de concejales, los laboristas han obtenido 1.123 (un espectacular incremento de 470 que hace pensar que en total superarán o se acercarán al incremento de 750 concejales que los analistas les atribuían en el mejor de los casos), los conservadores 581 ( una caída de 279) y los liberales 213 (con una caída de 129 concejales).


Los laboristas han recuperado el control de Birmingham, la segunda ciudad de Inglaterra por población, de Cardiff, capital de Gales, y de otros municipios importantes como Southampton, Thurrock, Harlow, Norwich, Great Yarmouth y Chorley. Y han ganado también las primeras elecciones para alcalde directo en Liverpool.Aunque siempre influyen factores locales en unas elecciones municipales y es tradicional que el Gobierno sufra un fuerte castigo electoral a mitad de la legislatura, el calibre de este castigo en esta ocasión hace pensar que la coalición se ha desgastado profundamente en sus dos primeros años de gestión y que los votantes están muy descontentos con las políticas de ajuste del Gobierno de Cameron.


Para los laboristas es especialmente reconfortante el indicio de que han empezado a recuperar el voto entre las clases medias del sureste de Inglaterra, donde Tony Blair basó sus éxitos electorales y que abandonaron el laborismo en las dos últimas elecciones generales.


Sin embargo, es todavía pronto para augurar un retorno del laborismo al poder en las elecciones de 2015. No sólo porque falta una eternidad en términos electorales y porque es tradicional el castigo al Gobierno en las municipales, sino porque la baja participación (poco más del 30%) da a entender que muchos votantes naturales de los partidos en el Gobierno pueden haber decidido castigarlo con su abstención en un día de importancia menor en términos de política nacional. Los laboristas, además, no parecen haber alcanzado la barrera del 40% del voto que les garantizaría la mayoría absoluta en unas generales.


Los tories confían en compensar estos malos resultados con un triunfo en las importantes elecciones para la alcaldía de Londres. Los sondeos pre-electorales auguran un triunfo por el alcalde saliente, el conservador Boris Johnson, frente a su antecesor, el veterano laborista Ken Livingstone. El recuento en Londres no empieza hasta esta mañana, tal como ocurre en los municipios escoceses.


Grecia: La Izquierda comunista puede dar el salto


No hay un ganador claro en las elecciones que Grecia celebrará el 6 de mayo. Esta es la conclusión de los sondeos ante unos comicios que han sido definidos por los analistas como "los más difíciles de predecir" de las últimas décadas.


Pero los sondeos hablan claro: Partido Comunista de Grecia (KKE), entre el 7,4 y el 11,5%. Coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA), una federación de partidos en la órbita del Partido de la Izquierda Europea (como el español Izquierda Unida y EUiA o Die Linke y Front de Gauche). De 6,4 a 13% de los votos. Izquierda Democrática (DIMAR), dirigido por Fotis Kuvelis, el político mejor valorado por los griegos -es una escisión de SYRIZA- a quien los sondeos le otorgan entre el 5,4 y el 12% de los apoyos. Los 3 juntos podrían formar el primer gobierno de Izquierdas en Grecia desbancando ND y PASOK, el PP-PSOE de la pinza hispana que tanto monta monta tanto.


Las encuestas anuncian una victoria pírrica del partido conservador Nueva Democracia (ND), el que falseó las cuentas para entrar en la CEE, que supuso tragarse la UE un cadáver corrupto y en bancarrota, pero 'sentenciado y garantizado' por el Goldman Sachs de Mario Draghi (ahora jefe del BCE) y Mario Monti -capo a dedo de Italia-  y de un FMI "dirigido" por Rodrigo Rato -el que ahora hunde y expolia Bankia-, con sus amigos de farra del PP europeo, incluyendo destacadamente la bodega y chiringuito turístico español.


Aunque el PP griego (ND) no tendrá la mayoría suficiente para formar Gobierno y se vería obligado a pactar un Ejecutivo de coalición con quien se apunte, que no será fácil. El problema es que, aparte de ND, sólo el "socialdemócrata" de pegatina PASOK y la pequeña Alianza Democrática neonazi aceptan las medidas de austeridad exigidas por la Unión Europea (UE), de manera que se reducen las opciones de acuerdo.


Los últimos sondeos prevén que entre 7 y 10 partidos superarán la barrera del 3% de apoyos electorales, aunque una cuarta parte del electorado permanece indeciso o no votará. A continuación sigue una relación de los partidos que lograrían plaza en la asamblea ordenados de izquierda a derecha.


- Partido Comunista de Grecia (KKE), un partido comunista, ortodoxo y tremendamente disciplinado. Exige la salida de Grecia de la UE y de la OTAN, la cancelación de la deuda y que el Estado controle la economía, al tiempo que rechaza a otras formaciones izquierdistas por considerar que sólo pretenden una "reforma del capitalismo".  Las encuestas le otorgan entre el 7,4 y el 11,5%.


- Coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA), una federación de partidos en la órbita del Partido de la Izquierda Europea (PIE, como Izquierda Unida y EUiA). Muy crítico con el pacto de austeridad y las políticas de la UE, no tiene una posición clara sobre la salida del euro, aunque exige una cancelación parcial de la deuda. No ha conseguido unir a la izquierda en un solo frente, especialmente por las reticencias del KKE. De 6,4 a 13% de los votos.


- Izquierda Democrática (DIMAR), dirigido por Fotis Kuvelis, el político mejor valorado por los griegos, es una escisión de SYRIZA. Aunque crítico con la UE, pretende mantenerse en el euro, renegociando las medidas de austeridad y aplazando el pago de la deuda. Se niega a participar en una coalición con ND y PASOK. Los sondeos le otorgan entre el 5,4 y el 12% de los apoyos.


- Ecologistas Verdes, ecologista y europeísta, ha hecho del medio ambiente y de la reducción de los enormes gastos militares de Grecia la principal bandera de su campaña. (2,5-3,8%).


- Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK), partido socialdemócrata griego dirigido desde la guerra y hasta hace meses por la familia Papandreu y ahora encabezado por el ex ministro de Finanzas Evangelos Venizelos, que quiere marcar distancias con sus antecesores para evitar un descalabro electoral, ya que los sondeos prevén una caída desde el 43% de 2009 a entre el 10,4 y el 19%.


- Alianza Democrática (DISY), formación neoliberal de extrema derecha dirigida por la ex ministra de Exteriores Dora Bakoyannis, expulsada de ND tras perder la batalla del liderazgo ante Antonis Samaras. Apoya las medidas exigidas por la UE, pero su entrada en el Parlamento pende de un hilo (1,4-3,8%).


- Nueva Democracia (ND), tradicional partido de la oligarquía griega dirigido por Antonis Samaras y miembro del Partido Popular Europeo. Ha participado en el Gobierno de coalición con el Pasok dirigido por Lukas Papadimos y apoyado las medidas de austeridad exigidas por la UE, aunque en varias ocasiones ha dicho que pretende cambiarlas si gana las elecciones (16,5 a 25,5%).


- Griegos Independientes, partido derechista y nacionalista creado por los diputados expulsados ​​de ND después oponerse al acuerdo de rescate con la UE. Su discurso político es ambiguo pero ha entrado con fuerza en la campaña electoral (6,5-11%).


- Alerta Popular Ortodoxa (LAOS), partido ultraderechista y populista (laos significa pueblo, tribu). Su breve paso por el Gobierno de Papadimos ha reducido su apoyo. Ahora se opone a las medidas exigidas por la UE y ha reforzado nuevamente su discurso xenófobo y racista contra los inmigrantes (2,5 - 4,2%).


- Alba Dorada, violenta formación neonazi que defiende la expulsión de los extranjeros y está dirigida por un ex militar expulsado del Ejército en los 70 y acusado de terrorismo. Podría dar alguna sorpresa en las elecciones ya que, de ser un grupúsculo insignificante, podría entrar en el Legislativo (3.9-5.7%).


Italia: La caída de la derecha abre el camino a un cambio en las municipales italianas


Y en Italia la situación, a trompicones entre los clanes de la Liga Norte fascista y los de Berlusconi, no parece haber decantado a un voto claro de izquierdas, aunque la situación del país debería ser un aliciente y avance para el PDI y Refundazione Comunista.


Varios cientos de municipios entre los que hay 28 capitales de provincia están llamados a renovar sus juntas municipales en unos comicios que llegan en medio de la crisis económica, con la financiación de los partidos cada vez más cuestionado, con la Liga Norte hecha añicos en un ejercicio que se asemeja a un movimiento de antropofagia y con un pescador lindo que quiere llenar las redes en río revuelto. Esto es Italia en mayo de 2012.


Aunque alguna ciudad del sur como Palermo también elige concejales, es el centro y norte de la península donde se localizan la mayoría de los comicios. Once millones de electores que, en buena parte, viven en territorio de la Liga Norte.


Pero el partido llega hecho un poema por el bullicio de corrupción que ha salpicado buena parte de sus dirigentes. Y la mácula comenzó por el líder absoluto e incuestionable: Umberto Bossi. La familia mantuvo un alto nivel de vida gracias al desvío de dinero público que estaba destinado al partido. A comienzos del asunto, Bossi salió diciendo que la Roma bribona le había enviado esta investigación.


Festeja demasiado al dinero y tuvo que dimitir aunque ahora anuncia que se presenta a la reelección. Y ello pese a que el actual número 1 de la Liga, Maroni, dijo que era el momento de hacer limpieza. Poco después se descubrió que también él, cuando era ministro del interior, había sido espiado con dinero público.


La financiación de los partidos


La polémica sobre la financiación pública de los partidos surgió en 1974 después de que se descubrieran contribuciones opacas a las formaciones de gobierno -democratacristianos- de la Unión Petrolífera.


Sin embargo en 1992 estalló Tangentopoli -implicando a la eterna bidictadura DC + PSI- y ahora el escándalo de la Liga que se suma al de la desaparecida Margherita que en esta legislatura ha recibido aún fondos públicos porque, en Italia, aunque se anticipen los comicios, los partidos siguen cobrando por una legislatura entera de cinco años, independientemente de la cantidad de elecciones que se haya celebrado en este periodo.


Desde 1994 los gastos electorales han ascendido a 500 millones de euros pero el estado ha entregado más de 2.000 millones a todas estas formaciones. A esta cantidad hay que sumar los 220 millones anuales de subvención a los partidos.


Y luego viene una elección a landers en Alemania y otras generales anticipadas en Holanda, donde reina la jefa del Club Bilderberg y de las plutocracias que han generado, planificado y se han enriquecido con la crisis-estafa. 


El fin de la era Reagan-Thatcher y del neofascismo se acerca: Llegado el momento, será cuestión de pasar cuentas ante los tribunales con corruptos, mentirosos y ladrones. Tiempo al tiempo.


Archivo