La Casa Europa

La Casa Europa

USA convoca a sus 27 lacayos

Mañana, 2 de septiembre, los 27 ministros de la CE se reunen, al mandato del jefe yanqui, para ver qué hacer con Rusia.
Si no fuera por lo peligroso de la situación, que recuerda a Kennedy, Kruschev y Fidel y la crisis de los misiles -jo tinc un misil, jo tinc un escut..., que deia La Trinca-, la cosa daría risa.
En plena recesión europea, consecuencia de la politica neofascista del Banco Europeo, que para dar beneficios (¡más!) a los bancos que han enviado a la nada inversiones, fondos de inversión, fondos de pensiones (¡la salvación capitalista al carajo!) y acciones, por una especulación indecente, incontrolada y fomentada con sabrosas comisiones de la corrupta administración del estado y adláteres, amenazan a Rusia para a ver si sube el gas y acaban de joderla. ¿Qué intereses defiende la gentuza del parlamento europeo? ¿Qué narices pinta la OTAN si el comunismo "ha muerto" y en Rusia, como en todo occidente, mandan las mafias, como ha de ser?
El Trichet sube los tipos para "controlar la inflación", lo que supone una alza de costes y precios que sí genera inflación de la buena, y los lameculos y los idiotas lo repiten, se flagelan con el cilicio, y en vez de una huelga general indefinida se resignan los fidalgos con cirios a san rouco como si fuera cierto. Los muy bobos.
Y dicen que los salarios inflacionan, mientras los bancos siguen con beneficios desorbitados, chupando del líquido que el cerdito trinchado les facilita a través del aumento de tipos que pagamos los de siempre, los de la nómina de mierda, los que hemos de tragarnos, como si fuéramos idiotas, estupideces económicas fascistas más viejas que la consanguineidad austroborbónica.
Si ahora que el Kurdistán y Azerbaidjan son Europa, con los samis y los lapones de Karelia, hemos de creer teletubis que, en una muestra de incongruencia palmaria frente a posturas ante Israel, el Vaticano o Kosovo, hacen de la Georgia que parió Stalin, precisamente, el feudo a recuperar por el rey que vive en Madrid, con sus primitos, a costa nuestra, habrá que poner la leña en los fogones y hacer una falla pal septiembre cuya humareda llegue hasta las narices de esos ministrillos de yanquilandia, porque, europeos, no parecen.
O en todo caso no son más que lacayos de intereses ajenos a los pueblos de Europa y del mundo. Todo ello sólo sirve, a la postre, para hacer patente la necesidad urgente de un derecho de autodeterminación de los pueblos que nos libere de los espúreos negocios y la maquiavélica política de las aristocracias y plutocracias que gobiernan los actuales estados, supranacionales y anacrónicos.
Independencia y República; la Otan y las monarquías plutocráticas a la historia, con su inquisición y su graciosa vieja bruja. Ya, ne Dia!


Archivo