La Casa Europa

La Casa Europa

¡2 iniciativas 2!


Tras la patada culera, del tribunal olímpico al tribunal de los narcisos de la fuente, se plantea un dilema a los votantes comunistas, especialmente a los vascos y catalanes que deben compartir trinchera con los herederos irredentos del imperio borgoñón y sus mercenarios carpetovetónicos. Aquellos, de piñón fijo e idioma hegemónico y universal ("katolikós"), que piden insistentemente, en Montmartre, tortillas a la francesa a una camarera que alucina y le dice que todas las tortillas que se hacen en Francia son francesas, pero que si la quiere con alguno de los 366 quesos, jamón dulce, o fricandó, insistiendo los mesetarios a gritos y en el mismo castellano madrizleño que ellos quieren una tortilla fancesa....
La cuestión nacional es un problema de vagancia y comodidad intelectual, ante esa vasca que renuncia a aprender dos, tres o veinte idiomas y, a pesar de tanta oreja, es sordo; o porque apenas le dan las neuronas para aprender ni uno bien.
O como aquells valencians que diuen que el valencià es diferent del català per poder dir que parlen cinc idiomes: andalús, aragones, castellà, valencià i català!
Ahora hay dos iniciativas ¡2!
Una, comunista y, más que respetuosa, militante, en la vindicación de los derechos de los pueblos y naciones a su autodeterminación, como siempre se recogió en la constitución comunista y se asumió democráticamente bajo el mandato de Gorbi, proclamando la independencia y soberanía de todas sus repúblicas en la Duma.
Éso que los gilis llaman "la caída" mientras se pasan la vida levantando muros entre pueblos, barrios y mundos, y que, para el gobierno comunista del Transdníper moldavo, para el mismo Moldavo (Besarabia) y para el Bieloruso (Rusia Blanca), sólo ha cambiado de nombre: si antes era URSS, ahora es CEI.
(Los símbolos de la República Autónoma del Transdníper son la bandera y, siempre a su lado, Ernesto Guevara de la Serna...).
Y, a su cabeza, alguien con un prestigio intelectual y moral que cualquier persona (digo persona, no títere) desearía para su curriculum vital y testamento, por su calidad, rectitud y coherencia.
En los otros (¡los míos!): el primero es imprescindible, pues conoce los entresijos de la movida burocrática y sus laberintos europeos mejor que nadie en IU, en tanto no se halle un sustituto con el nivel adecuado.
El segundo, además de ser un pequeño burgués anticomunista, tiene de adecuado el cuá.
Y, el mejor y más preparado de la lista, está donde no le obliguen a salir y le jodan la vida, debiendo batallar más con los de dentro que con los de enfrente.
Dicen los sondeos que IU sacará uno, buscando a Willy y dejándolo solo ante el peligro. Pero, si salen dos, Willy tendrá que explicarle primero a Snoopy quien es el barón rojo y que era de los malos, porque rome no me va, no se entera ni se quiere enterar. Los del barrio de Grácia están en la tal, y dios les tiene iluminadísimos: no necesitan preguntar ni estudiar, lo saben todo por inspiración de THC, ribera del Duero y/o la línea blanca, que da mucho ánimo.
Pero de ésos hay por todas partes, hasta en I(amo)U, y pasan por gurús por su simpatía natural, que aplaudo y deseo aumenten, con la parte mía incluida, que prefiero mil soledades a la risa del chiste fascista mal disimulado del rebaño. Para reir con ganas: el telediario madrileño, El País o, els dijous, Polonia.
Cuando veo que "nuestra" Iniciativa se publicita como si fuera sola, verde y por libre, obviando en carteles y discursos que está ahí porque EUiA no ha puesto, como debía haber hecho de una vez, los cataplines sobre la mesa en la negociación, no sólo me entra la apatía a la hora de encartelar o aconsejar el voto, sino me corroe el pánico de que vuelva a brindar por Kosovo, por la independencia de los Monegros o por lo buenos que son los pinchitos Monsanto de maíz transgénico.
Porque el Sr. Saura aceptó lo que aceptó mientras Catalunya es el país europeo con más hectáreas de cultivos trangénicos, por mucho que se pinten de verde y se vistan de beach boys, y éso
duele mucho cuando sabes de qué van la teca y la meca.
Y su vindicación nacional es como la de CiU: parlem català al carrer, de cara a la galeria, però, a l'escola privada i a casa: castellano de madriz.
Quince días, pasados ya los idus de mayo, le quedan para convencerme de que ha evolucionado. La experiencia me dice que sólo los que saben mucho escuchan y pulen cuanto pueden, conscientes del valor de la buena información. Y no parece el caso.
El siete de junio se pueden adelantar los sanfermines y a alguno cogerle el toro y darle un kukutumutxu.
Atentos al coro, al chupinazo y al monigote y su carrera: 15 días 15, y en la arena 2 iniciativas 2...


Archivo