La Casa Europa

La Casa Europa

El trabajo sucio de Joe Biden


Joe Biden, Vicepresidente de Estados Unidos, declaró en una entrevista al periódico Wall Street Journal que la economía de Rusia se marchita y por esa razón considera que Moscú debe hacer concesiones a Occidente, como reducir su armamento nuclear y renunciar a su espacio geoestratégico. ¿Para qué? No lo dice pero es obvio: para que EEUU ocupe ese espacio, y prolongue su agonía como primera potencia mundial.

Biden quiere que se las pongan como a Felipe II, lo malo es que Rusia no está por la labor. El ocho de agosto de 2008, Moscú le paró los pies a los halcones de Washington derrotando, en una corta guerra, a la Georgia del fascista Saakashvili y ahí se acabó una parte de la historia. La otra parte (la de la crisis), no tiene visos de acabarse.

Los problemas económicos actuales que vive la humanidad, han sido generados en el opulento Occidente y son consecuencia del declive capitalista. Rusia, como todos, también está afectada, sin embargo, los países que mantienen un fuerte intervencionismo estatal (Moscú lo heredó de su pasado soviético), aguantarán mejor el envite. Además, rusos y chinos quieren que el mercado internacional se organice de otro modo y que, en algunos años, el dólar deje de ser la divisa internacional. Pese a semejante escenario, poco alentador para EEUU, Joe Biden finge no darle importancia a que California, el primer Estado de la Unión (cuya economía es la séptima del mundo), está al borde de la quiebra.

Y no acaban ahí los problemas. Según The New York Times, el Estado de Oregón tiene una tasa de paro, cercana al 23%; Michigan ronda el 21%; Carolina del Sur el 20%; Tennessee algo menos del 20%, igual que Nevada y otros Estados. En Texas, cerca de un millón de personas van a dejar de tener seguro médico, en Florida, más de 500 personas al día pierden la asistencia médica. La población de Miami esta asustada porque, según los especialistas, la pérdida de empleos llegará en 2011 a casi el 12%, lo que supone un millón de personas desempleadas. Con semejante panorama cabe preguntarse: ¿quién se está marchitando? Ese sueño de Biden de creerse que EEUU va a continuar siendo la primera potencia mundial en el futuro, se transforma en pesadilla cada vez que lee los periódicos.

Últimamente están enviando mensajes optimistas, diciendo que la crisis comienza a remitir. Es probable que la economía se reactive… para derrumbarse de nuevo, pues el mal está en un sistema que no pueden cambiar. Estos períodos, de subidas y bajadas, durarán un tiempo imposible de calcular pero tiene un claro final: Como la crisis vino para quedarse, EEUU pasará a ser una potencia regional, a no ser que emprenda una acción bélica suicida. Así pues, señor Vicepresidente mejor cállese la boca, y aplíquese aquello de “consejos vendo, y para mí no tengo”.
J. M. Álvarez

El vicepresidente de EEUU, Joe Biden, auguró un inminente colapso de la economía rusa que obligará a Moscú a hacer concesiones a Washington, escribe el periódico RBC Daily en un artículo titulado "Biden entierra a Rusia".

La población de Rusia sigue disminuyendo, la economía está podrida, el sistema bancario y las infraestructuras difícilmente sobrevivirán los próximos 15 años, manifestó Biden en una reciente entrevista a The Wall Street Journal. Dichos factores, a su juicio, contribuirán a que Moscú deje de "aferrarse al pasado", en particular, en lo que concierne a la defensa de sus intereses en el espacio postsoviético.

Es la primera vez, desde la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, que un funcionario estadounidense de este nivel se permite declaraciones tan drásticas en relación con Rusia. Moscú acogió las palabras de Biden con bastante calma. Solamente Serguei Prijodko, asesor del presidente Dmitri Medvédev en materia de política exterior, inquirió en este contexto, quiénes en EEUU definen la política con respecto a Rusia: Obama, quien habla del relanzamiento de las relaciones bilaterales, o algunos empleados suyos. "Simplemente nos gustaría saber, si no están de acuerdo con la línea de su presidente", dijo.

Para suavizar el impacto, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, reafirmó ayer en una entrevista a la cadena NBC News que Washington considera a Rusia "una gran potencia" y desea verla "fuerte, estable y próspera".

El politólogo Vasili Utkin, del Instituto ruso de estudios sobre EEUU y Canadá, define a Joe Biden como "representante típico de la escuela política estadounidense del período de la Guerra Fría". El objetivo básico para esta gente sigue siendo debilitar a Rusia al máximo y, en lo posible, provocar su desintegración. "En su historia reciente, Rusia conoció y sobrevivió tiempos peores, así que volverá a superarlo ahora", dijo Utkin.

El director del citado instituto, Serguei Rogov, recordó que el presidente Obama dio a entender anteriormente que desea mejorar las relaciones con Rusia, a raíz de lo cual fue criticado duramente en su país. "Es por ello por lo que el vicepresidente Biden, durante la reciente visita a Georgia y Ucrania, formuló una serie de planteamientos que deberían equilibrar un tanto la postura de EEUU, demostrar que Obama no capitula ante Rusia". Es una manera de evitar la impresión de que Obama reconoce el espacio postsoviético y la Europa del Este como zona de influencia de Rusia, agregó.
RIA Novosti


Archivo