La Casa Europa

La Casa Europa

Israel: Asesinar palestinos y extirpar sus órganos


Bilal Ahmed Ghanam, 19
Photo: Donald Boström

Altos cargos y portavoces israelíes han estado clamando contra un importante periódico sueco por haber publicado un reportaje en el que se afirmaba que el ejército de ocupación israelí asesina a palestinos para trasplantar sus órganos a pacientes judíos.

El periódico Aftonbladet, uno de los más populares de Suecia, informaba el martes 18 de agosto que los soldados del ejército de ocupación israelí habían estado matando jóvenes palestinos en Cisjordania para extirparles los órganos y venderlos. En el reportaje se mostraba una foto del cuerpo de una víctima con una larga costura desde la barbilla al abdomen.

El reportaje cita las palabras de la familia de una de las víctimas que afirma que “a nuestros hijos los despojaron de sus órganos”. El reportaje establece también una relación entre el tráfico ilegal de órganos y un reciente escándalo de corrupción en Nueva Jersey en el que están implicados altos cargos [israelíes] y rabinos.

El autor del reportaje, Donald Bostrom, habla de las fuertes sospechas que hay entre los palestinos de que el ejército israelí extirpó los órganos de los jóvenes. Sugiere que el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya debería abrir una investigación.

Testigo

Bostrom cita a un testigo palestino que describe un caso en que el ejército de ocupación israelí mató de un disparo a un joven palestino de un pueblo de Cisjordania y después le extirpó los órganos. La víctima palestina ha sido identificada como Bilal Ahmed Ghniyan. “Se lo llevó un helicóptero militar y el ejército lo trajo cinco días después, muerto. Cuando su familia lo enterró vio una larga costura desde el estómago a la barbilla”.

Bostrom también cita a otro testigo que afirma que sus hijos fueron utilizados como “donantes forzados de órganos”.

“Sangrienta calumnia”

Un portavoz israelí y altos cargos del ministerio de Asuntos Exteriores despotricaron y echaron pestes contra Aftonbladet y acusaron a este popular periódico de “sangrienta calumnia” y de propagar “rumores” contra Israel.

El portavoz israelí Yigal Palmor afirmó que el periódico sueco “había convertido la demonización de Israel en una causa sagrada”.

Otros altos cargos israelíes amenazaron con denunciar al periódico sueco por calumnias y afirmaron que el reportaje era una expresión de antisemitismo.

Israel ha estado reaccionando con una sensibilidad exagerada a las críticas internacionales al trato manifiestamente muy duro que inflige a los palestinos y el racismo descarado que se asocia a este trato.

A principios de este año el ejército israelí emprendió un blitzkrieg generalizado y mortífero contra la prácticamente indefensa población de Gaza, en el que utilizó armas prohibidas internacionalmente y mató, mutiló y carbonizó a miles de civiles inocentes, incluidos cientos de niños.

Organizaciones de derechos humanos describieron esta descomunal devastación de terror y muerte que duró más de 20 días como “claros crímenes de guerra” y “crímenes contra la humanidad”.

Igualmente, Israel había matado a miles de inocentes en Cisjordania y muchas de las víctimas fueron enviadas al instituto forense de Abu Kabir para que se les realizara la autopsia.

Sin embargo, no está claro si los órganos vitales de estos jóvenes siempre se extirpan para ser trasplantados a pacientes judíos.

El ejército israelí, que ejerce una enorme influencia política y legal en Israel, casi siempre se resiste a que se investiguen las operaciones que lleva a cabo en Cisjordania, que se hacen violando de manera flagrante el Derecho internacional, especialmente el Derecho humanitario internacional.

Precedente

En enero de 2002 un ministro israelí admitió tácitamente que órganos extirpados de cuerpos de víctimas palestinas podían haber sido utilizados para ser trasplantados a pacientes judíos sin que lo supieran las familias de las víctimas palestinas.

En respuesta a la pregunta de un miembro árabe del Knesset [parlamento israelí] el ministro, Nessim Dahan, afirmó que no podía negar o confirmar que el ejército hubiera extirpado los órganos de jóvenes y niños palestinos para trasplantes o para investigación científica: “No podría afirmar con seguridad que no ocurriera algo de eso”.

Se cree que el miembro árabe del Knesset que hizo la pregunta a Dahan es Ahmed Teibi, quien señaló que había recibido “pruebas creíbles” que demostraban que médicos israelíes del instituto forense de Abu Kabir habían extraído órganos vitales como el corazón, los riñones y el hígado de los cuerpos de jóvenes y niños palestinos a los que había matado el ejército israelí en Gaza y Cisjordania.

En una entrevista de la televisión al-Jazeera en 2002 el difunto dirigente palestino Yasser Arafat acusó al régimen de apartheid israelí de asesinar bebés, niños y jóvenes palestinos y de quitarles sus órganos para trasplantes: “Asesinan a nuestros niños y utilizan sus órganos como piezas de recambio. ¿Por qué calla el mundo entero? Israel se aprovecha de este silencio para intensificar su opresión y terror contra nuestro pueblo”, afirmó un enfadado presidente Arafat.

Durante la entrevista, que tuvo lugar el 14 de enero de 2002, Arafat mostró fotos de los cuerpos mutilados de los niños.

“No estoy preocupado por mí mismo”, afirmó el presidente cuando estaba bajo arresto domiciliario, “estoy preocupado por el pueblo palestino que está bajo asedio desde hace quince meses”.

Israel había admitido que médicos del Instituto L. Greenberg de medicina forense en Abu Kabir habían extirpado los órganos de tres jóvenes palestinos a los que había matado el ejército israelí cerca de Khan Younis. Diez días después los cuerpos fueron devueltos a sus familias para que los enterraran, pero les habían extirpado los órganos y los ojos.

Israel nunca llevó a cabo una investigación seria sobre éste y otros incidentes relacionados con la extirpación de órganos vitales de los cuerpos de víctimas palestinas asesinadas por las fuerzas de ocupación israelíes.

Según la periodista Saira Soufan, la extirpación ilegal de órganos de soldados y combatientes palestinos está documentado desde antes de los años noventa. “Una vez que los cuerpos de los soldados [palestinos] se devolvían a las familias en duelo, se descubría el robo de sus órganos durante el proceso del entierro. Las cavidades vacías habían sido rellenadas con materiales de desecho, como algodón, mangueras de jardinería y palos de escoba, y después cosidas a consecuencia de la llamada ‘autopsia’”.

De manera esporádica, las autoridades israelíes han robado los órganos de turistas muertos en Israel. Un caso al que no se dio publicidad ocurrió en 1998 cuando un escocés, Alistair Sinclair, murió en circunstancias misteriosas en un calabozo del aeropuerto de Ben-Gurion [en Tel Avivi]. Su familia denunció a las autoridades israelíes cuando descubrió que faltaban el corazón de su hijo y otros órganos. A su madre le enviaron otro corazón y otros órganos, pero ella nunca creyó que fueran los de su hijo.
El FBI arrestó a 44 personas, alcaldes, políticos, congresistas y rabinos, por tráfico de órganos en EE.UU. TENIAN RAMIFICACIONES EN SUIZA E ISRAEL
Por: ANA BARON
La red estaba formada por tres alcaldes, cinco rabinos, dos miembros de las legislaturas locales y varios políticos. En total eran 44 personas, lo suficiente para mostrar que en Estados Unidos el puritanismo coexiste con la cultura de la corrupción y de la transgresión de una manera muy sutil. Los agentes del FBI dijeron ayer que los arrestos masivos de 44 personas –dedicadas a enriquecerse ilícitamente cobrando coimas (sobornos), lavando dinero y vendiendo órganos– no tiene precedentes.
La historia de EE. UU. está llena de casos de corrupción que se suceden ano tras año a nivel empresarial –como el caso Enron–, financiero –como Madoff– o simplemente otros delitos como la compra y venta de las drogas en las calles de Nueva York. Lo que más sorprende en el caso de ayer fue la cantidad de arrestados en un solo día y que entre los mafiosos hubiera funcionarios, políticos y rabinos. Estos últimos, bajo el aspecto de rectitud religiosa no hacían otra cosa que lavar dinero o robarles a sus fieles.

La investigación del FBI duró dos años. No sólo abarcó varios estados (New Jersey y Nueva York) sino que también a nivel internacional se extendió a Suiza e Israel.
Según los papeles presentados por el fiscal ante la corte, todo comenzó con una demanda de fraude bancario contra un miembro de un enclave sirio-judío situado en la costa atlántica de New Jersey en un pueblito llamado Deal.
El demandado, cuyo nombre permanece en el anonimato, confesó su crimen, se convirtió en un informante del FBI y comenzó a hacerse pasar por un especialista en desarrollo inmobiliario que ofrecía grandes coimas para poder obtener los permisos oficiales correspondientes para realizar las obras.
Fue así que cayeron los intendentes de Hoboken, Peter Cammerano (que asumió apenas hace un mes), de Seacaucus, Dennis Elwell, ambos del Partido Demócrata, y Anthoyn Suárez de Ridgefield.
También el legislador republicano por Nueva Jersey, Daniel Van Pelt, y la segunda de la alcaldía de Jersey City, Leona Baldini.
"Para estos acusados la corrupción era una manera de vivir", dijo el fiscal de Nueva Jersey, Ralph Marra Jr., durante la conferencia de prensa que dio para anunciar los arrestos. "Se movían en una zona libre de ética", agregó.

Weysan Dun, el agente especial encargado de la investigación en la oficina del FBI en New Jersey, explicó que los rabinos arrestados, incluyendo el de la comunidad judía siria de EE. UU., Saúl Kassin de Brooklyn, formaban parte de una gran red de lavado de dinero con tentáculos en Israel y Suiza. Otro de los arrestados, Levy Izhak Rosenbaum, de Brooklyn, fue acusado de persuadir a personas con problemas económicos a venderle un riñón por 10.000 dólares que luego vendía por 160.000.
Según Dun, la motivación de los acusados, sin embargo, no fue ni religiosa ni política. Lo importante para todos era simplemente el enriquecimiento. "Cualquier tipo de corrupción es inaceptable, en cualquier lugar, en cualquier momento, sea quien sea el implicado", dijo el gobernador de Nueva Jersey en un comunicado distribuido a la prensa. "La escala de la corrupción que estamos viendo a medida que el caso avanza es simplemente terrible y no puede ser tolerada."
Otro de los detenidos es el presidente del Legislatura de Nueva Jersey, Mariano Vega, y la funcionaria de la alcaldía Leona Beldini. La demanda contra Vega indica que cobró 10.000 dólares antes de la elecciones y la de Peter Cammerano, un miembro de la legislatura local, explica que cuando el informante del FBI le ofreció una coima de 10.000 dólares (la cifra que siempre ofrecía) para que le apure un expediente, el funcionario respondió "le prometo que usted será tratado como un amigo".

Fuente: Clarin.com


Alcaldes, parlamentarios y rabinos estadounidenses detenidos

Las autoridades detuvieron a 44 personas en una operación iniciada contra varias bandas dedicadas al blanqueo de dinero y al tráfico de órganos, y en la que se acabó vinculando a una gran lista de funcionarios públicos. Tres alcaldes, dos parlamentarios y varios rabinos figuran entre los detenidos en una gigantesca operación anticorrupción que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) llevó a cabo en Nueva Jersey.

“Los nombres y cargos de las personas detenidas suenan a una lista de participantes en una reunión de líderes comunitarios, pero tristemente esos individuos no se encontraban en una sala de juntas sino en las dependencias del FBI”, aseguró este jueves Weysan Dun, el agente especial encargado de la operación.
Dun se refería así a la relevancia de las personas detenidas, entre las que destacan los alcaldes de Hoboken, Peter Cammarano; de Secaucus, Dennis Elwell, y Ridgefield, Anthony Suárez, así como los parlamentarios estatales L. Harvey Smith y Daniel Van Pelt.

Nueva Jersey volvía así este jueves a ser noticia por un caso de corrupción, algo que, sin embargo, sorprende ya a pocos en Estados Unidos, ya que el conocido como “Estado jardín” ha visto cómo, desde 2001, nada menos que 130 funcionarios públicos se declaraban culpables o eran condenados en casos similares.

“Esta investigación ha identificado una vez más una red de corrupción en la que participaban funcionarios públicos deseosos de obtener dinero a cambio de favores políticos”, indicó por su parte el fiscal federal en Nueva Jersey, Ralph Marra.

También fueron capturados la teniente de alcalde de Jersey City, Leona Beldini, el presidente del Concejo Municipal de esa ciudad, Mariano Vega, y el ex parlamentario estatal Louis Manzo, así como varios ex candidatos a cargos públicos de Nueva Jersey y miembros de departamentos estatales.

La mayoría de los funcionarios detenidos son acusados de haber aceptado sobornos a cambio de favores, por lo que se embolsaron durante años miles y miles de dólares, con los que incluso financiaron ilegalmente varias campañas políticas.

El Fiscal Federal Marra detalló que las autoridades llevaron a cabo dos vías de investigación: una encaminada a descubrir los sobornos políticos y otra centrada en varias organizaciones dedicadas al lavado de dinero, que operaban también en Nueva York.

Con las detenciones, el FBI recuperó amplias sumas de dinero en efectivo y recopiló numerosas pruebas inculpatorias contra figuras religiosas judías de alto rango en el municipio de Deal (Nueva Jersey) y en el barrio neoyorquino de Brooklyn.

Se trata de los rabinos principales de varias congregaciones de judíos sirios, así como de sus asociados y algunos familiares, que estarían involucrados en el lavado de una suma sin identificar, pero que podría ascender a decenas de millones de dólares.

Algunos de estos rabinos formarían parte de una organización que operaría también en Israel y que habría lavado grandes cantidades de dinero a través de asociaciones de caridad.

Entre los detenidos figura también el neoyorquino Levy Itzjak Rosenbaum, a quien se acusa de haber traficado órganos durante diez años, en los que habría vendido riñones para trasplantes por 160.000 dólares.

La supuesta operatoria del lavado de dinero

Según el FBI, los rabinos habrían utilizado sus organizaciones de caridad para el blanqueo de unos 3 millones de dólares. El sistema habría consistido en que el supuesto donante depositaba el dinero, y a continuación, este dinero se le devolvía al depositante con una reducción de entre el 5 al 10 %.
El donante resultó ser un aparente informante del FBI, llamado Salomón Dwek, que, al igual que los rabinos, es un judío sefardí de ascendencia siria.

Inocencia

David Ben Hooren, miembro de la congregación y editor de The Jewish Voice and Opinion, un periódico mensual, habló a los periodistas en la sinagoga, en Ocean Parkway.
“Cuando los hechos salgan a la luz, encontraremos que ninguno de los rabinos violó la ley”, dijo. “Creo que van a ser reivindicados. Por conocer a los rabinos durante muchos años, sé que dedicaron sus vidas a la caridad, y no hay manera de que se beneficiaran de alguna de esas actividades”.

[ADN - New York Times]

Cuarenta y cuatro personas, entre ellas cinco rabinos, tres alcaldes del Estado de Nueva Jersey y dos diputados fueron detenidos por el FBI, este jueves 23 de julio cerca de Nueva York, donde la policía desmontó una importante red de corrupción, que se extendía hasta Israel y Suiza. Es el resultado de una investigación de más de diez años. Los cargos contra los acusados son graves: extorsión de fondos, blanqueo de dinero, sobornos y tráficos de órganos.

La historia parece una película policiaca como las de Hollywood. La escena tiene lugar en el Estado de Nueva Jersey, cerca de Nueva York, un Estado conocido por las relaciones malsanas entre la política y la delincuencia organizada. Un escándalo que mezcla “mafia”, personalidades políticas y religiosas judíos ortodoxas. Fue el FBI, después de años de investigación, quien pudo desmontar la red y llevar a cabo una extensa operación anticorrupción.

Con un impresionante despliegue de las fuerzas de policía, que comenzó la mañana del jueves 23 de julio, el FBI detuvo a 44 personas por corrupción, blanqueo de dinero o tráfico de órganos, incluidos los alcaldes de Hoboken, Secaucus y Ridgefield, así como cinco rabinos de la comunidad de Nueva York. Se trata, según el FBI, de una de las más grandes operaciones anticorrupción realizadas en el Estado. Más de 300 agentes fueron movilizados para detener a los 44 sospechosos.

Esta detención fue posible gracias a la infiltración de un topo, Salomón Dwek. El FBI detuvo en 2006 a este hijo de rabino, muy conocido en la comunidad judía siria de Deal, por haber firmado un cheque falso de 25 millones de dólares. Desde entonces, decidió colaborar con la policía y convertirse en su informador.

La red de blanqueo de dinero se estableció pidiendo ayuda a distintas personas para sacar su fortuna de la bancarrota. En dicho blanqueo intervienen tres rabinos de Brooklyn, dos de New Jersey y un banquero suizo.

El asunto fue más lejos cuando una de las personas implicadas en este blanqueo puso en contacto “al topo” con responsables locales.

En total, fueron detenidos diecinueve cargos electos y responsables locales por corrupción. “Estas personalidades políticas se vendieron”, declaró Rafael Marra, el fiscal federal. “Vivían en un mundo donde la ética era inexistente”, añadió. ED Kahrer, uno de los responsables de la investigación en el FBI, declaró por su parte que “el problema de corrupción en el Estado de Nueva Jersey es uno de los peores, si no el peor, en la nación, la corrupción es un cáncer que destruye los valores fundamentales del Estado”.

Las quince personas detenidas restantes, entre ellas cinco rabinos, fueron acusadas de haber participado en esta red de blanqueo de dinero que se extendía hasta Israel y Suiza. Durante los diez últimos años, esta red habría recuperado decenas de millones de dólares por la mediación de obras caritativas controladas por rabinos de Nueva Jersey y Brooklyn. Según Rafael Marra, el dinero blanqueado procedía, en particular, de la venta de órganos y falsos bolsos de las marcas Gucci y Prada. “Estos religiosos judíos disimularon sus extensas actividades criminales detrás de una fachada de respeto”, declaró.

“Estas actuaciones judiciales dan una imagen deplorable de la posición de los jefes religiosos en el blanqueo de dinero, que realmente están a la cabeza de equipos y actúan como verdaderos jefes del crimen”, declaró Marra. “Utilizaron supuestos organismos de beneficencia, entidades caritativas, pero son máquinas de blanqueo de millones de dólares de fondo ilícitos”, explica.

En Jerusalén, Mickey Rosenfeld, portavoz de la policía israelí, declaró que sus servicios no habían sido solicitados para participar en la investigación, prefiriendo evitar los comentarios. En la radio israelí, el antiguo jefe de la policía israelí, Mickey Levy, destacó que la investigación americana no tenía como objetivo “estigmatizar a la comunidad judía, sino a algunos criminales”.

Los medios de comunicación internacionales se apoderaron del asunto mostrando imágenes de representantes locales detenidos junto a rabinos vestidos con sus ropas tradicionales. Esposados, se dirigían hacia el lugar de detención. Fueron liberados casi todos bajo fianza el mismo día, tras el pago de una fianza de entre cien y quinientos mil dólares.

Los sospechosos podrían ser condenados a una pena de hasta veinte años de cárcel por abuso de poder, blanqueo de dinero, y cinco años, por tráfico de órganos.
http://sinagoga-madrid.livejournal.com/



Archivo