La Casa Europa

La Casa Europa

Checoslovaquia, 1938; Yugoslavia, 1999; Líbia, 2011...


La Fuerza Aérea de la OTAN bombardeó la República Federal de Yugoslavia entre el 24 de marzo y el 8 de junio de 1999. Todavía se desconoce el balance preciso de aquella operación. Las autoridades serbias sitúan el número de víctimas entre 1.200 y 2.500, incluso 89 niños. 12.500 personas resultaron heridas. Los bombardeos destruyeron 148 viviendas, 62 puentes, dañaron 300 escuelas, hospitales y edificios administrativos y 176 monumentos culturales.

La Alianza comenzó la operación militar sin autorización del Consejo de Seguridad de la ONU argumentando depuraciones étnicas efectuadas por autoridades yugoslavas en Kosovo. Ahora la ONU dice, denuncia y reconoce que es el presidente de Kosovo y su gobierno el criminal, y que la OTAN y sus jefes de gobierno lo sabían ya entonces. Y que traficaban con armas, drogas y/o secuestraban serbios, los mataban y les robaban los órganos para transplantes en Israel y Estados Unidos.

Pero nadie -en el imperio nazionalcatólico- hace nada contra Hashim Thaci, su hijo de puta en Kosovo, como lo era Pinochet en Chile, Videla...
(Las fotos son de los bombardeos de la OTAN sobre Belgrado, negados una y mil veces por los genocidas de La Haya y Bruselas), Clinton y secuaces.

Entonces la izquierda se unió al coro del fascismo, con muy pocas y personales excepciones acalladas, silenciadas e ignoradas por la ignorancia establecida en las poltronas con la pegatina de moda. Esos "radicales"...

Para algunos, más raros aún, no era siquiera nada nuevo:
El director del Instituto de Historia de la Academia de Ciencias de Rusia Alexandr Chubarian: "En Munich, el 29 de septiembre de 1938, los representantes de Checoslovaquia estaban en una habitación contigua a la sala donde se reunieron los firmantes. Y sin consultar en absoluto su opinión, las partes (Inglaterra y Francia en un bando y Alemania e Italia por el otro) determinaron el destino de ese país".

¿Les suena familiar?

Un testigo de la manipulación mediática de entonces y de aquellas organizadas y programadas mentiras gubernamentales, en la Yugoslavia unificada y socialista, es el periodista Oriol Malló, hoy autoexiliado en México y entonces uno más de la voz de su amo: Lean su experiencia resumida hoy mismo y de su mano:

¿CÓMPLICES O SOLIDARIOS?
de Oriol Malló, el Domingo, 20 de marzo de 2011 a las 3:14

El modelo de la ciudad mártir de Vukovar, en la guerra yugoslava de 1991, ha servido de propaganda de guerra mediática. Los mismos artículos que se escriben hoy sobre la "heorica resistencia" de Bengasi los hacía yo en aquellos tiempos sobre la ciudad del Danubio. No sabíamos serbocroata ni conocíamos la historia de los Balcanes seriamente. Éramos un chiste apoyando al neofasicsmo en ciernes mientras disfrutábamos el "periodismo de guerra". Ayer como hoy no queríamos ver la íntima relación entre los insurgentes y los poderes imperiales ni entender el complejo régimen líbio y su imposible paz con la gobernanza nortemaricana. Cierto que a principios de los noventa la izquierda mundial aún no había caído tan bajo como en 2011. El tiempo de la ignominia, tras la brillante página de la oposición a la guerra de Irak, ha llegado en esta abortada primavera árabe.

Mientras casi todo el mundo golpeaba a Gaddafi y se daba por segura cualquier falsificación informativa, el guión del genocidio líbio se preparaba de forma abrumadora y rápida. Pero esta vez no habrá nadie en las calles de España que no critique antes, y con democrática correción, al "horrible tirano" de Trípoli. Esta vez, el pensamiento crítico pasó a ser la hermanita de la caridad del orden imperante. Nunca leí tantas barbaridades juntas de tanta gente que creí cabal. Tan larga es la lista que la combinación de etnocentrismo, racismo, sectarismo y fariseísmo supero lo inimaginable pero igual es posible que tras la estela de los bombardeos que devastarán Tripoli y la obvia injerencia de las potencias occidentales en la planificación del asalto a Líbia, se abra un muy necesario periodo de reflexión y solidaridad. Sin más trampas ni más sofismas, espero. Porqué todo apoyo a la rebelión de Bengasi es hoy en día un placet a la intervención imperial y por tanto las medias tintas sólo tienen un epíteto: colaboracionismo.

Han sido días de terrible desilsuión y angustía donde apenas un puñado de amigos vimos venir lo que hoy ya es un hecho: la conversión de Líbia en protectorado imperial previa destrucción del país y su sistema económico, político y social por la vía del shock miltar. Un país que no era ni miserable ni títete será, gracias a tantos silencios y complicidades, una base militar de EUA y sus aliados europeos poniendo fin a toda ilusión de cambio en el Norte de África. ¿Seguimos con la táctica de la avestruz? ¿Seguimos desgarrándonos las vestiduras para proteger a la simulada "revolución líbia"? ¿O enfrentamos de una vez nuestro común enemigo, es decir las fuerzas imperiales combinadas de Obama, Berlusconi, Sarkozy y Zapatero?

Hasta aquí Oriol, alguien inteligente y veraz, capaz de aprender y de enfrentarse a uno mismo -y a quien sea- con honradez y valentía, pero ahora un detalle sobre quien manda de verdad, quien obedece y lo que son "teorías conspirativas" e "hipótesis delirantes" o certezas públicas que sólo los cretinos y los embusteros a sueldo pueden negar.

Cuando las tropas del imperio ya llevan asesinando libios varios días, ante las previsibles consecuencias nefastas de la agresión a corto, medio y largo plazo -con el FMI avisando de un nuevo crack aún peor que lo sufrido hasta ahora por el descontrol persistente sobre los mercados financieros y el poder de las corporaciones-, todos los barones que gobiernan Europa en nombre de sus majestades-Ashton, Cameron, Sarkozy, Merkel y el virrey Obama- quieren quitarse el dudoso honor de encabezar el genocidio y quieren que sea la OTAN y sus mercenarios profesionales los que asuman -como en Yugoslavia- el rol de asesinos de cara a la historia.

Pero Turquía se niega porque supondría apoyar la cruzada con su población islámica muy contrariada y sus socios algo más grueso en la boca. Y Francia alega que los gritos que vienen de las dictaduras árabes que ella sostiene con armas y tropas ya comienzan a apabullar al pequeño emperador, bastante asediado por doquier pese a su prensa.

¿Qué hacer en el impass?
Pues es la reina la que decide y ya está. Su majestad, la que más apuesta en la jugada y la que más espera ganar, como tantas otras veces, con sus primas y compañeras de bridge asiduas, como han venido haciendo por generaciones sus ancestros, los amos de Europa y del mundo "civilizado".

La dueña de Holanda, Bélgica, B.P. y Royal Shell, y fundadora del club Bilderberg, Beatriz de Orange, ha dado hoy una orden tajante, a través de sus portavoces directos: "Hace falta aclarar el mando. La OTAN tiene un rol que desempeñar", ha dicho el primer ministro belga -de un gobierno que no existe ni le hace falta porque para eso está Beatrix-, Yves Leterme, y el ministro holandés, Mark Rutte ha rubricado: "Que la OTAN asuma "el comando y el control" de las acciones militares en Libia, porque de esa manera se "asegura un control con credibilidad".

Lo dice ella. La jefa del Club. Y quien quiera que le mantengan la silla y no le regalen una cabeza de caballo ya sabe lo que ha de hacer. Como quien quiera vivir de TV3 y esos medios mordidos, vendidos y voceados por irresponsables e inmorales a cambio de dinero y fama.

Como todo el mundo sabe en cuanto cruza desde Europa -o África- una frontera, aquí la prostitución en sus múltiples y variadas formas no sólo no es un delito sino que está muy bien pagada...

P.S. Apenas una hora después de la orden de la reina Beatriz: "Turquía afirma que la OTAN asumirá el mando de la intervención en Liibia: La OTAN asumirá en uno o dos días el mando de las operaciones militares en Libia después de que los aliados hayan logrado un consenso, según ha informado el ministro de Asuntos Exteriores turco, Ahmet Davutoglu".

El argumento a Turquía está claro: O vota sí o no entra en la CEE. A votar sí tocan y que mueran los fieles con los infieles. A los amos no les duele, les inmunizó Maquiavelo las conciencias y el opio de Afganistán les alivia el sueño.

Etiquetes de comentaris: ,



Archivo