La Casa Europa

La Casa Europa

Litio, la guerra que venden como "ecológica" (1)


La tecnología de baterías de Ion-Litio es la más eficiente disponible en el mercado, por lo que se espera un gran aumento de la presencia en el medio ambiente de este elemento y sus compuestos en el futuro próximo. Bolivia, con sus yacimientos vírgenes a más de 3.000 metros de altitud, en el Salar de Uyuni, una planicie salina blanca de más de 10.000 kilómetros cuadrados en el suroeste del país, se perfila como el centro mundial de la producción de litio.

Pero no será un proceso fácil ni libre de obstáculos para el gobierno de Evo Morales, pese a la necesidad casi alarmante para la industria relacionada, desde la automovilística hasta la alta tecnología. Intereses geoestratégicos que mueven guerras por la energía y las materias primas ya actúan y de forma ni siquiera velada, como veremos a lo largo de tres reportajes que puedan abarcar una visión clara de la complejidad del tema, así como de sus ramificaciones en alianzas o enfrentamientos de carácter global.

Tampoco es una cuestión ecológica, sino estrictamente económica y completamente al margen de las consecuencias que pueda tener su uso sobre ecosistemas y medio ambiente. Y estas no son precisamente inocuas, al contrario, las intoxicaciones por litio ya son de sobra conocidas y a tener en mucha consideración.

La intoxicación por Litio

Los síntomas por intoxicaciones agudas de litio son fallas respiratorias, depresión del miocardio, edema pulmonar y estupor profundo. Dado que el litio es usado también en medicamentos, resulta ser de alta toxicidad cuando se ha administrado erróneamente; también se ha usado en casos de posterior suicidio, lo que da como resultado efectos negativos serios al sistema nervioso, provocando anorexia, náusea, movimientos musculares involuntarios, apatía, confusión mental, visión borrosa, temblores, estado de coma e incluso la muerte.

Dada su baja adsorción, el litio puede filtrarse fácilmente a los mantos acuíferos, por lo que se ha encontrado en pequeñas cantidades en diferentes especies de peces. El litio no es volátil y, por lo tanto, este metal y sus compuestos se encuentran en el aire en forma de partículas, por lo que pueden regresar a la superficie a través de deposición húmeda o seca; el litio no se encuentra de manera natural en el aire.

La carrera por el litio boliviano

Incluso para las previsiones más conservadoras, las reservas de litio de Bolivia son las más grandes del mundo, tanto las del Salar de Uyuni, una extensa planicie de 10.000 kilómetros cuadrados, cubierta de minerales incrustados en sal y localizado en el sudoeste del departamento de Potosí, como en otros más reducidos pero importantes yacimientos de otras zonas del país.

Las empresas y gobiernos extranjeros por igual se han puesto en fila para cortejar al gobierno de Bolivia, que trata de lograr el mejor acuerdo posible para el beneficio de su gente. Entre los principales interesados están dos gigantes japoneses, Mitsubishi y Sumitomo, la última, ya tiene una participación en la controvertida Mina San Cristóbal, conocida por contaminar la misma región. También está negociando con el gobierno el productor francés de vehículos eléctricos Bolloré, así como los gobiernos de Corea del Sur, Brasil e Irán.

Bolloré paga los viajes de Sarkozy

Sarkozy, presidente de Francia, tiene entre sus amigos a Vincent Bolloré, uno de los hombres más ricos de Francia (1.250 millones de euros) que le prestó el yate para sus vacaciones en Malta con su exesposa Cecilia y su hijo Louis, después de ganar las elecciones, y después aviones para su estancia en el Cairo con Carla Bruni.

Vincent Bolloré es la cabeza de un grupo industrial francés con una facturación anual de unos 5.400 millones de euros y más de 33.000 empleados en todo el mundo. Entre sus áreas de actividades se cuentan la industria petrolera, la del papel y la logística. El grupo Bolloré está presente en los cinco continentes en rubros tan variados como la banca y publicidad; es propietario del canal Direct 8 francés y de dos diarios gratuitos, Direct Soir y Direct Matin Plus, la parte francesa de la agencia Associated Press y tiene también inversiones importantes en el mundo del cine y la telefonía móvil Wimax.

Junto con Électricité De France (EDF, 20 %), Bolleré (80 %) creó la empresa BatScap, que desarrolla baterías de litio-polímeros y fabrica autos eléctricos. El primer proyecto de coche eléctrico es el Bluecar.

Los representantes del grupo francés Bolloré explicaron las bondades de su Bluecar al Presidente Evo Morales en octubre de 2010. A la reunión, donde se exploró la idea de explotar el litio en el Salar de Uyuni a gran escala, asistieron el embajador de Francia en Bolivia, Antoine Grassin, los representantes de la multinacional gala Bertrand Chavantes y Pascal Praquin, además del Christian Beuscasrt, consejero económico para Perú y Bolivia del gobierno francés.

La batería a litio del BlueCar ofrece una autonomía de entre 200 y 300 kilómetros y el grupo europeo pretende desarrollarla industrialmente en los próximos años.

La principal innovación de la batería del BlueCar es que su composición de litio, metal y polímeros le permite limitar su peso a unos 200 kilos, unas cinco veces más ligera que las de los coches eléctricos actualmente en funcionamiento. Gracias a su nueva tecnología, que le da una potencia de 50 kilovatios, equivalente a unos 65 cv, puede alcanzar una velocidad máxima de 125 km/h y una autonomía de 200 a 300 km, hasta cuatro veces la que ofrecen los automóviles eléctricos actuales. Otra de las ventajas de este vehículo de tres plazas y 800 litros de volumen de carga es que la recarga total de las baterías se puede hacer en seis horas.

La primera prueba pública del BlueCar se llevó a cabo el 22 de octubre de 2010, en la sede histórica que Bolloré tiene en la localidad bretona de Ergué Gabéric, al noroeste de Francia.

Un plan de varias fases

El gobierno boliviano ha esbozado un plan general para las diversas fases de su ambicioso proyecto del litio, pero muchos de los detalles están aún por definir. Para entrar en el mundo técnico y económico del preciado metal ya se han invertido 5,7 millones de dólares, en la construcción de la Planta piloto del Salar de Uyuni (foto).

La Planta servírá para probar los pasos necesarios para la extracción de litio de su costra subterránea y separarla en partes específicas y comercializables. Con base en la información obtenida en la Planta, el gobierno tiene pensado construir otra a una escala industrial mucho mayor, capaz de producir anualmente entre 30.000 y 40.000 toneladas de carbonato de litio. A esto seguirá una tercera fase, para fabricar productos de litio comercializables, que el gobierno negocia realizar en sociedad con inversores extranjeros.

Para poder cumplir con los enormes desafíos que enfrenta el proyecto, el gobierno creó un Comité Científico de Investigación para la Industrialización de los Recursos Evaporíticos de Bolivia, integrado por expertos de universidades, compañías privadas y gobiernos que intercambian conocimientos libremente y en mutuo beneficio.

Planta piloto

La obtención de litio exige, sin embargo, muchos conocimientos, inversiones y tiempo. En el Salar de Uyuni, el mineral se halla debajo de una dura capa de sal. Para extraerlo hay que sacar primero toneladas de tierra, luego licuarlas y construir una red de tuberías para transportarlo. En la planta piloto se ensayarán diferentes procesos de producción, que actualmente son investigados en Bolivia y en Japón. La idea es dejar de ser productor sólo de materia prima y agregar valor añadido al producto, por ejemplo, fabricando las baterías para vehículos.

Se prevé que a partir de 2014 el país estará listo para exportar el carbonato de litio y buscar socios para la industrialización. Ante la posibilidad de no conseguir socios concretos, el Ejecutivo no ha descartado realizar la explotación en solitario. Sin embargo, es consciente de que necesitará apoyo: “Necesitamos la tecnología para fabricar baterías y nosotros estamos atrasados años luz en esto, es por eso que necesitamos un socio”, subrayó su portavoz.

Litio: Un precio al alza sin freno

En 2001 el litio costaba 300 dólares la tonelada, en 2004, 2.000 y en Noviembre del 2010 había subido a 6.500$. Actualmente es básicamente imposible invertir en litio. No hay mercado de futuros para el litio. No hay otros productos para la inversión. La única manera de invertir en litio es comprar acciones individuales de empresas de minería de litio o de transformación.

La producción mundial de litio está dominada por tres grandes empresas: Sociedad Química y Minera de Chile SA (NYSE:SQM), FMC Lithium Corporation (NYSE:FMC) y Rockwood Holdings Inc. (NYSE:ROC).

Quizás el producto más interesante para invertir en litio en la actualidad sea el ETF creado por Bruno del Alma de Global X Management, llamado: Global X Lithium ETF (NYSE:LIT), que estaba a 16.09 dólares en julio de 2010 y a 19.75 a 7 de junio 2011, más de un 20% anual.

En este ETF se incluyen las grandes compañías con empresas más pequeñas: Talison Lithium Ltd. (TSX:TLH), o la empresa familiar Western Lithium USA Corp. (TSX.V), Lithium One Inc. (TSX.V), Canada Lithium Corp. (TSX.CLQ), o Avalon Rare Meals Inc. (TSX.AVL).

Etiquetes de comentaris: , ,



Archivo