La Casa Europa

La Casa Europa

El puto guión idiota de los hijos de... Roma


González, con la famosa excusa del euro, congeló los cutres salarios funcionariales de las escalas de oposición -no las de a dedo- con la promesa de una descrionización posterior. Pero entonces llegó el tío Aznar con la tranca, la retranca, la botella y la rebaja, y se pasó el pacto firmado con los sindicatos por la raya del mocho teñido que luce enganchado sobre la boina. De la misma calaña indecente que el otro rey alcohólico, Fernandito el católico.

Pasada la cosa y sus legionarios de cristo degenerados, llegó Zapatero y, como buen hermano gemelo de Spidy González, cuate, repite el mismo guión, con la esperanza de que el personal vuelva a tragar.

Y es que entre el personal hay mucho mero, con una memoria de 20 segundos pero con derecho a voto, y no a un sólo voto, sino a los de derechas que valen por diez. Mientras a los que se atreven a pensar y quieren irse del corral de cerdos, son castigados con cárcel y sin derecho a voto por el fascismo caciquil secular carpetovetónico y casposo... o rubalcalvo. Como estaba programado, desde que los primos y los tíos de sus papás parieron ese bodrio incoherente y psicodélico que algunos se atreven a calificar de Constitución, en aquella transición de comunistas asesinados y una Eta que Otra liquidando rencillas entre estrellas caquis y círculos de poder que, insisto, contiene trazos de un humor -el papelucho- que pa sí lo hubiera querido Don Camilo, el del aspirador, Chumi Chúmez o nuestro querido e insuperable Azagra, mucho más comedido y con los pies en el puto suelo sucio.

Son los/as mismos/as que llaman socialista a su compadre de taberna y privilegios electo-pucherazos, Zapatero, fascista a Montilla y radical a Joan Herrera, con la teológica argumentación que el cónclave de pederastas y violadores les receta en la Hoja Parroquial, y tras unas copitas pa animarse y echarse al ruedo.

Si estas soluciones funcionan para algo será -como marca el guión- pasarle el muerto a la derecha, incluso tal vez en Catalunya, como ya hace la parejita FE y JONS en Euzkadi, repitiendo el plan del sabio morritos y secuaces, y dejar que Rajoy acabe su carrera cubriéndose de la misma gloria de embustero y terrorista que Aznar, incumpliendo todos los tratados, pactos o acuerdos como buen alcohocatólico.

Volverá a dejar con el culo al aire a sindicatos firmantes -los que firmen- y a socios posteriormente airados en su Parlamento -los de siempre CiU, PNV, CC, UPN…- pero ahora frotándose las manos por el favor de abaratarles el coste de los esclavos.

Quisiera que algún economista sesudo, o cuatro, que en algún lugar los habrá, nos dijera cómo hacer para que en esta Europa -y el corral ibérico- precios y salarios fueran los mismos y en la misma moneda para las mismas cualificaciones profesionales, no ya entre hombres y mujeres, que en Suecia no tienen problemas desde nunca, sino entre esos felices nietos de PPnoel del norte y los desgraciados neocristianos por la pasta -ahora exsoviéticos-, con los cristianos viejos de Irlanda y los cruzados mágicos de Baldwuin.

O que las semanadas de los súbditos de las cortesanas castizas, paupérrimas y miserables del Sur, y los alcaldes generosos con el dinero ajeno, se igualen con los sueldos de los felices súbditos de esas reinas de las tierras brumosas, las decencias bajas y las cuentas gordísimas.

El mismo guión, la misma misa, una y otra vez, lleva funcionando y funcionará mientras el voto del mero valga por diez humanos. Aquí, en Tailándia y Kirguizistán, donde una y otra vez se repite, periódicamente, el misma plagio plasta de las pelis de romanos.

En tanto la Merkel tira adelante un proyecto para frenar la intolerable especulación de las ventas al descubierto, que permiten vender unas acciones que no se tienen, hacerlas bajar y comprar barato arruinando las economías productivas, España persiste mirando a otro lado y con su timo legal de las Sicav, con la estúpida excusa de que los amigos del monarca podrían pirar con la pasta a otros mercados, que es lo que llevan haciendo, además de robar a la hacienda Pública con la legalidad que un estado fascista y corrupto en todos sus escalafones les permite, tolera y fomenta.

Pues el cerdo mayor del reino, accionista principal de la Zara de los narcos y aristócratas, paga a sus miles de empleados en Bangla Desh 25 dólares mensuales, apenas 20 euros o 3.000 de las pesetas del amo de las cortes y los tribunales de borrachos. Mientras aquí paga un 1% -gracias al invento Sicav-e más repugnante de la historia de los fraudes estatales, auténtico terrorismo estatal contra las clases trabajadoras. Contra la cual las parcas y el embustero que sirve a la monarquía laboran a destajo y con gran placer verborréico y demagógico.

Como decía mi augusta progenitora, educadamente: Excuses de malalt que es pixa al llit i diu que sua!. (¡Excusas de enfermo que se mea en la cama y dice que suda!).


Archivo