La Casa Europa

La Casa Europa

Rome? No, gràcies!


Rome va y, muy ufano, dice que ICV repite con él, como las morcillas de La Revoltosa (Ay! Felipe de mi vida..!) que se repitieron tres veces.

Pues ¡que les vaya bonico, en bici y brindando por la “independencia” del casino yanqui de Kosovo, pedaleando amb el cor ardent i el goig altiu i entonant el kumbayà per les muntanyes nevades del Canigou francés... Pastos de Prades, platges de Lloret, ases de Planoles, perdius les d’ICV!

Me acuerdo de la entrevista que, hace más de 25 evos, le hice a la diputada Marie Louise Beck Obendorff en el Bundestag (publicada en El Diario de Barcelona –R.I.P.-), cuando aún estaba en Bonn, como la sede principal de Die Grünnen.

Entonces yo tenía la versión de que eran unos pijos newhippies con colonia de pachuli y un master en biología, más algún general antimilitarista, algunos pacifistas de larga tradición y una generación de pequeño burgueses mimados por los papás de la posguerra, preocupados por la caza de ballenas, la polución atmosférica y las centrales nucleares...

En la R.F.A. habían, además, cuatro verdes más, sucursales de cada gran partido, desde el S.P.D. hasta la C.D.U. ¡Despista y vencerás!

Cuando Marie Louise me dijo, entre otras muchas cosas, que ellos estaban por la opción “cero” de desarme de Arthur Honecker (el “stalin” de la RDA, según los chorizos con Kohl de la CDU), partidario del desarme total, incluyendo la reducción de los arsenales convencionales y el número de soldados en activo, me olí que ahí había cocido. Y lo había del bueno.

Lo cierto es que una buena parte de aquellos Grünnen eran comunistas convencidos, cuando ser comunista en Alemania suponía –según la publi yancogermana- poco menos que ser contrario a la unificación, mal patriota y carne de Baader Meinhoff, aunque nada tuviera que ver la chucrut con la BMW. Como ser abertzale y/o matar gente.

Aquí y entonces ser comunista era ser un “prosoviético” -¡usado como insulto por los semprunes neoliberales proreagankissinger y coreado por ciertos eurocomunistas que ahora cobran todos del PSOE que fundó el rey con pasta de Reagan, de los Solana y los Mugica!- y suponía ser expulsado del PSUC, en manos del concilio vaticano-montserratino II. Alguno propuso cambiar la Internacional(¡pasada de moda, tú!), por el virolai. Pero se notaría mucho, dijo el abad.

Para dejarlo más claro quitaron los símbolos comunistas y lograron que los miopes acabaran votando al Partido de los Conejos de Alburquerque creyendo que era el Partido Comunista de Aragón. Quien con crios se acuesta...

Murieron o fueron muertos, que de todo se dijo en su momento, el general Bastian y Petra Kelly y, cuando Fisher llegó al turno de dos años (en que se turnaban todos los cargos públicos de la coalición), se agarró al anzuelo y se las arregló para cambiar la chaqueta de pana por el traje de paño inglés, regalo de Schroeder. No tengo claro si Fisher copió a Carrillo o si Ribó a Fisher. Pero sí parece que, en cole, copiaban todos y aún así suspendían a menos de 80 por hora.

Ahora, aquel porcentaje que votaba Grünnen, vota Die Linke...

Y es que, cuando uno no va de llanero, vale más ir solo (sobre todo en bici)que haciendo el indio.

Oséase que, menda, votará en las europeas una lista comunista, a ser posible catalana. Y si no la hay me uniré al coro cada día más intenso de los que claman: Haveu vist? La mare que els va parir!

El Rome? No me va, gràcies! Carles.



Archivo