La Casa Europa

La Casa Europa

Jane Bürgermeister vs. USA, OMS y ONU (1)


Se presentan las pruebas de que los demandados,
Barack Obama, presidente de los E.E.U.U., David Nabarro, coordinador para la gripe, Margaret Chan, directora general del sistema de la O.N.U de la OMS, Kathleen Sibelius, secretaria del departamento de sanidad y servicios sociales, Janet Napolitano, secretaria del departamento de seguridad de patria, David de Rotschild, banquero, David Rockefeller, banquero, George Soros, banquero, Werner Faymann, canciller de Austria, y Alois Stoger, ministro de salud austríaco, entre otros, son parte de este sindicato criminal corporativo internacional (todo el mundo apunta al club Bilderberg) que ha desarrollado, producido, almacenado y empleado armas biológicas para eliminar a la población de los E.E.U.U. y de otros países, para su beneficio financiero y político.

Jane Bürgermeister, periodista científica austríaca, está advirtiendo al mundo de que el crimen más grande de la historia de la humanidad está en marcha. Ha presentado cargos criminales ante el FBI contra la Organización Mundial de la Salud (OMS), las Naciones Unidas (la O.N.U), y varios de los funcionarios corporativos más altos del gobierno de EE.UU., respecto a bioterrorismo y tentativas de cometer un asesinato en masa.
También ha preparado una demanda contra la vacunación forzada que se está presentando en América.
Estas acciones siguen a las acusaciones presentadas en abril contra Baxter AG y la biotecnológica Avir Green Hills Biotechnology de Austria, por producir vacunas contaminadas de la gripe aviar, alegando que éste era un acto deliberado para causar y beneficiarse de la pandemia.

Jane Bürgermeister es la periodista científica que presentó la denuncia penal ante la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en contra de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de las Naciones Unidas (ONU), del gobierno norteamericano y de varias otras organizaciones públicas de salud como la FDA, así como varios laboratorios médicos y farmaceúticos. La denuncia acusa a esta organizaciones y sus representantes de cometer varios crímenes graves en relación con el bioterrorismo, con la tentativa de genocidio, asesinato en masa, la coacción de los órganos constitucionales y alta traición, entre otros cargos.

Bürgermeister nació en Suiza, de madre irlandesa y padre austriaco, y vive en Viena, Austria. Obtuvo una maestría con Galardón de grado en la Universidad de Edimburgo, Escocia, y ha escrito para la revista Nature, British Medical Journal, The Scientist, Reuters Health, y The Guardian entre otras publicaciones.

Fue corresponsal Europea para la página web de Le Monde sobre energías renovables, un puesto del que fue despedida repentinamente en julio de 2009, después de la presentación de una serie de cargos criminales en contra de Baxter y la OMS basados en el bioterrorismo y la intención de cometer asesinatos en masa.

En abril Bürgermeister formuló acusaciones contra Baxter AG y Avir Green Hills Biotechnology, de Austria, por la producción de una vacuna contra la gripe aviar contaminada, junto a otra denuncia por el acto deliberado de provocar y sacar provecho de una pandemia mundial.

El inicio de la serie de acusaciones penales fue un episodio de febrero de 2009, cuando la filial austriaca de Baxter distribuyó 72 kilos de material contaminado con vacunas vivas del virus de la gripe aviar a dieciséis laboratorios, y desencadenó una investigación por la policía austríaca.

La compañía que liberó el material contaminado del virus de la gripe en una planta en Austria confirmó el viernes que los virus vivos contenidos eran productos experimentales de la gripe aviar H5N1.
Un funcionario de la sección europea de la Organización Mundial de la Salud dijo que el cuerpo está vigilando de cerca la investigación en los acontecimientos que ocurrieron en el centro de investigación de Baxter International en Orth-Donau, Austria.
“Nos sentimos, en esta coyuntura, confiados al decir que en la salud pública y el riesgo profesional son mínimos actualmente”, dijo la médico castrense Roberta Andraghetti desde Copenhague, Dinamarca.
El producto contaminado, una mezcla de virus estacionales de la gripe H3N2 y de los virus sin etiqueta H5N1, fueron suministrados a una compañía austríaca de la investigación. La empresa austríaca, Avir Green Hills Biotechnology, envió entonces porciones de ella a los subcontratistas de la República Checa, Eslovenia y Alemania.
El incidente de la contaminación, que está siendo investigado por los cuatro países europeos, salió a luz cuando el subcontratista en la República Checa inoculó hurones con el producto y murieron. Los hurones no deberían morir por la exposición a los virus humanos de la gripe H3N2.

Las autoridades sanitarias públicas referenciadas, sobre lo que se ha descrito como “error serio” en la pieza de Baxter, han asumido que la muerte de los hurones significaba que el virus H5N1 en el producto estaba vivo. Pero la compañía, Baxter International Inc., ha sido parsimoniosa con la cantidad de información aportada sobre el acontecimiento.
El viernes, el director de la compañía de comunicaciones globales en ciencia biológica confirmó lo que han sospechado los científicos.

Estaba viva”, dijo Christopher Bona en un email.

El producto contaminado, que Baxter llama “material experimental del virus,” fue hecho en el centro de investigación de Orth-Donau. Baxter hace su vacuna de la gripe -incluyendo una vacuna humana H5N1 para la cual se espera pronto una licencia- en un servicio de la República Checa.
Las pruebas consternan a la gente familiarizada con las reglas de la bioseguridad con el H3N2 humano y los virus aviares H5N1 que se mezclaron de alguna manera en Orth-Donau. Ésa es una práctica peligrosa que no se debía permitir que sucediera, insisten numerosos expertos .
La liberación accidental de una mezcla de los virus vivos H5N1 y H3N2 habría podido dar lugar a consecuencias catastróficas.
Mientras que H5N1 no infecta fácilmente a la gente, los virus H3N2 sí lo hacen. Si huberan infectado a alguien expuesto a una mezcla de los dos virus simultáneamente,
él o ella habrían podido servir como incubadora para un virus híbrido capaz de transmitirse fácilmente entre la gente.
El proceso de mezcla, llamado remezcla (reassortment), es una de las dos maneras como se crean los virus pandémicos.
Sin embargo,
nada sugiere que sucedió a causa de un accidente.
“No tenemos ninguna prueba de ninguna remezcla (reassortment), o de que esa remezcla pueda haber ocurrido”, dijo Andraghetti.
“Y no tenemos ninguna prueba de ninguna transmisibilidad creciente de los virus que estuvieron implicados en el experimento con los hurones en la República Checa”.
Baxter no ha vertido mucha luz - por lo menos no públicamente- sobre cómo sucedió el accidente. A principios de esta semana Bona calificó el fallo como el resultado de una combinación de error “del proceso en sí mismo, (y) un error técnico y humano en el procedimiento”.
Dijo Bona que no podía revelar más información porque daría demasiada información sobre el proceso de producción de la propietaria Baxter.
Andraghetti dijo que los cuatro gobiernos en co-investigación están actuando de cerca con la OMS y el centro europeo para el control de enfermedades de Estocolmo, Suecia.
“Estamos en contacto muy cercano con las autoridades austríacas para entender las circunstancias del incidente en su laboratorio” dijo .
“Y la razón por que nosotros deseamos saber qué ha sucedido es para prevenir acontecimientos similares en el futuro y compartir las lecciones que pueden ser útiles de este suceso para prevenir otros hechos similares. …Esto es muy importante”.
Trad. Carles Acózar
http://www.torontosun.com/news/canada/2009/02/27/8560781.html

http://www.dailymotion.com/video/xant7q_jane-burgermeister-intervistata-da_news

http://gl-es.facebook.com/l.php?u=http%253A%252F%252Fwww.youtube.com%252Fwatch%253Fv%253DcXi1EFSUIiU&h=bd720f42c7de040bd629e493c275ed36&ref=mf



Archivo